Este domingo la exposición estática de la técnica militar del Ejército de Nicaragua, que se desarrolla hasta el 23 de agosto en la Avenida de Bolívar a Chávez, fue visitada por miles de personas deseosas de compartir en familia la heroica historia de un ejército nacido del pueblo y fundamentado en los valores revolucionarios.

Los tanques, helicópteros, lanchas artilladas, katiuskas, misiles, fusiles, ametralladoras, no son más que parte de una lucha recordada muy claramente por los más viejos y que las nuevas generaciones deben conocerla.

Por esta razón estos armamentos no buscan exponer el potencial bélico del país, sino todo lo contrario, destacar el papel que jugaron en el pasado para que hoy Nicaragua pueda vivir en paz y tranquilidad.

Bajo este principio, son miles de niños, jóvenes y adultos los que están llegando y compartiendo con los miembros de las fuerzas castrenses esa cercanía que solo es posible cuando un ejército no es más que la expresión armada de un pueblo que quiere preservar su libertad y autodeterminación desde una nueva realidad histórica.

“Es una excelente exposición que hace el Ejército para que el pueblo conozca lo que hay para la defensa”, dijo Daniel Pereira, quien llegó junto a su familia para que sus hijos pudieran valorar verdaderamente el esfuerzo que ha costado la defensa de la patria.

“Esta es parte de una historia que los niños no vivieron. Nosotros sí la vivimos, participamos”, expresó.

La entrada es completamente gratuita y las familias pueden llegar, tomarse fotos y platicar con soldados y oficiales, quienes amablemente explican el potencial de los armamentos y el papel que han jugado en la lucha de liberación.

“Es un evento muy bonito. Nos ayuda a conocer la historia de nuestro país. Yo me siento muy contenta porque también mis hijos pueden conocer un poco de lo que es el Ejército de Nicaragua”, manifestó Elizabeth Artola.

Muchos de los visitantes son ex combatientes del Ejército Popular Sandinista, quienes en familia charlan con las nuevas generaciones de las fuerzas militares aquellas intensas luchas que les tocó vivir en la década de los ochentas usando gran parte del armamento en exposición.

“Muchos hablan de las historias vividas durante los ochentas cuando se efectuaban los combates”, subrayó el Teniente Primero Jackson López, que forma parte del destacamento encargado de explicar el potencial de las lanzacoheteras conocidas popularmente como “Katiuskas”.

En total se exhiben 85 medios y todas las diferentes ramas militares desarrolladas en el proceso de modernización para enfrentar los nuevos retos globales.