Familias de Managua, Masaya, Granada y Chinandega, aprovecharon el descanso laboral para pasar el domingo disfrutando de la comodidad y entretenimiento que ofrece el centro recreativo Xilonem, ubicado en el kilómetro 16 carretera a Masaya.

Desde las 9:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, familias, amigos, parejas y niñ@s aprovechan la tranquilidad que ofrece este centro recreativo; los niñ@s son los que más gozan de la piscina, los juegos infantiles, de la sombra que ofrecen los árboles y de la comida que en la mayoría de los caso llevan preparada sus padres.

La entrada al lugar tiene un costo de 10 córdobas los niños y 20 córdobas los adultos. Es de destacar que todos los días se da mantenimiento a la piscina de adultos y a la de niños, además de la limpieza de todo el lugar.

Marisela Real Rodríguez llegó con un grupo de amigos proveniente de Chinandega. Ella comentó que es primera vez que visita el centro recreativo y que le sorprendió la tranquilidad que transmite.

“Nosotros somos de Chinandega, venimos a una excursión y me gusta mucho porque los niños se pueden divertir, hay piscina para adultos y para niños así no se corre ningún riesgo. Una buena opción para venir en familia los fines de semana”.

“El precio está bastante accesible para el bolsillo de todos los nicaragüenses y veo muy limpio el lugar”.

Noel Salmerón habitante de Managua, externó que “es una excelente oportunidad para las personas que andamos buscando una alterativa para poder disfrutar en familia, para pasar un día ameno. La verdad que las condiciones son amenas, el precio accesible porque es algo simbólico lo que uno paga en relación a todo lo que uno puede disfrutar acá”.

“Veo que la mayor diversión es la piscinas, pero también hay espacios verdes para uno poder jugar, hacer deporte y el clima por lo que está alejado de la ciudad es bastante agradable”, sostuvo.

Rosa Mendoza de Villa Libertad, dijo que “Venimos al zoológico y nos gustó el lugar y pasamos un rato para divertirnos y aprovechar el domingo”.

“Está bonito el lugar porque hay juegos para los menores y lugares para comer tranquilo”, indicó María Guevara Donaire.