El Paseo Xolotlán además de un hermoso lugar con vista al lago donde las familias pueden disfrutar de una tarde amena, también es un lugar para recordar.

En un extremo de este espacio, donde hasta hace poco era el viejo –y peligroso- Malecón de Managua, el Gobierno ha erigido una réplica casi exacta de capital nicaragüense anterior al terremoto de 1972.

Quienes llegan no hacen más que sentirse admirados. Los sobrepasan los 50 y pico años de edad, por la casi exactitud con que fue diseñada; mientras que los jóvenes por lo bella que era la ciudad antes de ser desbastada por el fuerte terremoto.

“Para las nuevas generaciones es un buen proyecto, para que tengan una noción de lo que fue la vieja Managua. Los viejos, los que conocimos esa Managua venimos a recordar un poquito con nostalgia esta reproducción casi idéntica de lo que fue el centro, el corazón de la vieja Managua”, asegura el poblador Salvador Mairena.

Hay quienes habitaron alguna zona ahí representada y son capaces de ubicar en su memoria aquellos edificios más representativos, e indicar algunos –realmente uno o dos- que no están verdaderamente ajustados a lo que se plasma en la réplica.

“Estamos recordando, volviendo a vivir. Hay cosas que no son muy exactas, pero dentro de lo posible está bien. Aquella cosa (el edificio de) Volskwagen nunca existió ni esa gasolinera, de ahí todo lo demás está muy bien cachado (reproducido)”, dice Felix Largaespada.

“Es un esfuerzo muy bonito que han hecho”, indica este señor, quien habitó en la antigua Avenida Bolívar, precisamente de donde se ubica en la actualidad el monumento a Chávez, una cuadra al lago.

El rescate del Malecón, convertido en el Paseo Xolotlán es aplaudido por las familias, quienes recuerdan cómo luego del terremoto el sector se fue deteriorando hasta convertirse en un nido de delincuencia.

“Esto era un refugio de vagos, de delincuentes. Esto era inhóspito, eran lugares abandonados pero ahora están bien aprovechados gracias a Dios a esta administración del Gobierno y de la Alcaldía. Ahora hemos venido con la familia y como le digo, esto es un regreso muy delicioso a la vieja Managua”, agrega el señor Salvador Mairena.

Además de esta réplica, en el Paseo hay amplios andenes, bonitos jardines y otros espacios de recreación. Pronto también habrá réplicas en tamaño real de las casas museos de figuras tan representativas del país como Sandino y Rubén Darío.