La Feria de la Economía Familiar que se desarrolló durante los últimos 17 días en honor a Santo Domingo de Guzmán, cerró con un lleno total de las familias que pudieron comprar a precios muy accesibles, la infinidad de productos que son elaborados por nuestros artesanos de todo el país.

Las miles de personas que asistieron este último día de feria, también pudieron apreciar la revista cultural, en la que jóvenes artistas del Movimiento Cultural Leonel Rugama de la Juventud Sandinista, grupos de danza y cantautores de diversos municipios, demostraron su arte y talento.

El Director de la Administración de Ferias, compañero Túpac Espinoza, afirmó que preliminarmente han contabilizado una venta de cinco millones de córdobas durante los días de feria, sin embargo aún falta totalizar los ventas que se hicieron este domingo a las 9 de la noche, hora que se tenía planificado cerrar.

“Fue un éxito total la feria. Tenemos una cifra de cinco millones de córdobas, pero nosotros creemos que se puede cerrar con los seis millones en estos 17 días”, comentó Túpac.

En relación a los visitantes, manifestó que tuvieron un promedio de 5 mil personas visitando la feria cada día, pero los fines de semana la cifra subió a las 7 mil visitas, todo esto gracias al concepto de Feria Familiar.

En esta feria agostina participaron 583 dueños de pequeños y medianos negocios de los diferentes sectores económicos, alimentos, madera y mueble, producto de medicina natural y alternativa, ropa, calzado, artesanías y muchos otros más.

Durante todos los días, los compañeros del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, junto a los protagonistas de la feria, organizaron una serie de actividades alusivas a las fiestas de Santo Domingo, así como la elaboración este domingo del “Sopón Familiar” en la que se cocinaron ocho tipos de sopas diferentes.

Recordó que el otro fin de semana también se seguirán desarrollando este tipo de actividades en el Parque Nacional de Ferias, para disfrute de todas las familias.
Los protagonistas, en este caso los artesanos aseguraron que tuvieron buenas ventas, como el caso del compañero Frank Santamaría, que elabora bonitos muebles de hierro y adornos, lámparas de noche, maceteras y otra gran variedad de artículos.

“Me estoy lanzando con mucho entusiasmo porque hemos tenido mucha aceptación y realmente nos han dado bastante ánimo con este tipo de ferias. Estas ferias son experiencias que no teníamos y ahora me están abriendo los caminos y la mente para desarrollar cosas nuevas”, dijo Santamaría, que espera ser nuevamente invitado por los organizadores.

Otro pequeño empresario de nombre Carlos Ortiz, se declaró satisfecho por las oportunidades que ha abierto el gobierno en las ferias familiares, ya que sus productos se están dando a conocer a muchas familias.

“Agradecemos todo esto, antes pagábamos para estar en las ferias, ahora eso no es así, aquí no pagamos nada, todos venimos a vender nuestros productos e invitamos a que vengan siempre a estas ferias”, mencionó don Carlos.