En punto de las siete de la mañana de este domingo, la diminuta imagen de Santo Domingo de Abajo salió de la Iglesia Cristo del Rosario en medio del júbilo de miles de capitalinos y de familias del municipio de Ciudad Sandino que le acompañaron de regreso a la comunidad de San Andrés de la Palanca.

El sonar de la música filarmónica y el estruendo producido por la quema de cohetes y bombas artesanales marcaron el inició de las festividades de este milagroso santo, que junto a Santo Domingo de Guzmán, constituyen nuestras fiestas patronales del departamento de Managua.

Las festividades de Santo Domingo de Abajo son igual de religiosas y coloridas, los devotos le acompañan para cumplir sus promesas, mientras los cargadores van bailándolo por las diferentes calles de Cristo del Rosario, Monseñor Lezcano, Santa Ana, Linda Vista hasta llegar a su morada final.

Al igual que todos los años, el Comité de Cargadores de los barrios occidentales, hacen entrega del santo patrono a los cargadores de San Andrés de la Palanca y particularmente a la mayordoma de las festividades, en este caso la compañera vicealcaldesa de Ciudad Sandino, Scarleth Solís López.

“Una vez más nuestro gobierno, el Frente Sandinista está aquí con el pueblo celebrando la llegada de Santo Domingo de Abajo hacia San Andrés de la Palanca, vamos hacer el recorrido hasta Ciudad Sandino”, mencionó la mayordoma.

Destacó que la población que participa en las festividades lo hace con mayor devoción y religiosidad, dejando en segundo plano el consumo de alcohol o pleitos.

“La gente está muy conforme, porque hay seguridad ciudadana y la articulación con la Policía Nacional está muy buena, nos sentimos seguros porque estamos trabajando con la policía de la mano”, agregó Solís que por tercer año consecutivo es declarada mayordoma de las festividades.

En punto de las 2:30 de la tarde, en la Plaza Los Cabros en Ciudad Sandino se da el tradicional tope de Santo Domingo de Guzmán y una réplica de Santo con Santo Domingo de Guzmán, posteriormente sigue su peregrinar hasta San Andrés de la Palanca.

Devotos expresan su fe inquebrantable

Durante todo el trayecto los promesantes van cumpliendo sus promesas, como el caso de la señora Irma Guevara que también cumple a Santo Domingo de Guzmán y a Santo Domingo de Abajo.

“Debemos de celebrar a Santo Domingo bailando, sin tomar licor, no hacer escándalo y cumplir la promesa que tenemos tanto a Santo Domingo de arriba (Guzmán) y al de abajo”, señaló Guevara, quien primero puso a Dios en sus oraciones y después a su santo patrono.

A pocos metros de la imagen, iba la jovencita Susana Sotelo, que aseguró que va caminando hasta Ciudad Sandino, porque le tiene una gran fe a este santo milagroso.

“Llevo 8 años pagando mi promesa, es un santo milagro y toda la vida le voy a creer. Me hizo el milagro de sanar a mi hijo y me sacó de la vida mundana que llevaba y por eso año con año le voy a cumplir la promesa”

“Yo soy promesante gracias a Dios y lo cargo porque mi tío me dio el consejo de cargar y seguir con la promesa para seguir adelante. Santo Domingo de Abajo es muy milagroso, muchas personas vienen con devoción y reciben sus milagros”, agregó Max Santos, parte de los jóvenes cargadores.

Cada 7 de agosto Santo Domingo de Abajo sale de San Andrés de la Palanca hacia los barrios occidentales de Managua hasta llegar a la iglesia Cristo del Rosario, pero antes en el mismo Puente León es recibido por el comité de la citada iglesia. El retorno se realiza el domingo más cercano al 17 de agosto, que puede ser el anterior o después a la fecha.