Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró en la Catedral de Managua, con la feligresía capitalina sus 41 años de vida sacerdotal, subrayando que todos estos años ha aprendido a amar a Dios, pero también se ha dejado amar por el pueblo, a quien le pidió que siga orando por cada uno de los obispos nicaragüenses.

“Cuando uno siente el cariño de la gente, el cariño de los sacerdotes, la cercanías de la familias, realmente pasan rápido (los años). Y cuando uno mira todo la historia desde el año 1974 hasta esta parte, tantas cosas que han pasado, y cuando dice ‘cuáles son los logros y la debilidades’, yo encuentro, a Dios gracias, pocas debilidades en mi vida, porque la cercanía de la gente, su oración y su cariño han hecho que este caminar sea más fácil, aún en medio de las dificultades, sin embargo hay más cosas positivas que negativas en mi vida”, expresó Brenes al dar las gracias a las decenas de católicos que llegaron a escuchar su mensaje.

Igual dio las gracias a los diferentes medios de comunicación que le siguen para llevar su mensaje al pueblo nicaragüense, gracias que extendió a los miembros de la Arquidiócesis de Managua y de todo el país por darle cariño y amistad.

“Yo siento que nuestros feligreses, con su cariño, con su amistad, con sus oraciones, me transmiten mucha fortaleza para seguir adelante y yo lo siento cuando voy a celebrar una misa a las 8 de la mañana y luego tengo que salir corriendo para otra a las 11 y después medio descansar para comenzar otra a las 5 de la tarde, físicamente uno se siente cansado, pero espiritualmente siento una gran energía que me transmite la gente y sobre todo la fe”.

Especialmente emotivo fue el momento en que miembros de la feligresía, junto a diáconos y seminaristas, le cantaron “Las Mañanitas” a Su Eminencia, concluyendo con un sonoro aplauso de varios minutos, lo que demuestra que el Cardenal Brenes con su sabiduría, enseñanza y palabra ha calado en los corazones del pueblo católico.

Instó a los nuevos sacerdotes a poner a Cristo en el centro de sus vidas “y dejarse apapachar por Él, dejarse querer por los fieles cristianos para que nos transmitan esa energía”.

Feligresía da las gracias a su guía espiritual

Los fieles católicos que participaron en la eucaristía de celebración, manifestaron su alegría de tener un guía espiritual que siempre está promoviendo el amor, la paz y la reconciliación entre las familias nicaragüenses.

“Hay que orar siempre por cada uno de los sacerdotes, hoy en especial por el Cardenal Leopoldo Brenes para que continúe en su labor de evangelización”, dijo Omar Daboud.

La señora Aurora Guzmán, manifestó que el Cardenal Brenes durante todos estos años de vida dedicada a Cristo, ha enseñado a la feligresía con su ejemplo, a no desfallecer, a depositar su fe y su amor a Dios.

“Hay que tener una confianza muy plena en el Señor (Dios) para llegar a esa edad, no sucumbir ante las tentaciones y en las pruebas, porque también pasan muchas pruebas los obispos, nos ha enseñado a seguir adelante”, dijo Aurora.

“Me siento muy gozosa estos 41 años de Monseñor y es una excelencia, era inesperado tenerlo, yo vengo domingo a domingo y qué satisfacción tenerlo hoy dándonos la misa”, menciona Reina de Jesús Reyes.

El Cardenal Leopoldo José Brenes, fue ordenada sacerdote un 16 de agosto de 1974, su consagración episcopal fue el 19 de marzo de 1988 por Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando Bravo.

La proclamación cardenalicia de Brenes fue el 22 de febrero del 2014 por el Papa Francisco.