El jefe del cuerpo policial, Dan Oates, precisó que hasta el momento han logrado desactivar uno de los explosivos y acotó que la finalidad de Holmes “era claramente matar. Personalmente, nunca he visto nada parecido a lo que nos muestran las imágenes ahí dentro”.

Agregó que en las fotografías tomadas con cámaras manejadas por control remoto se puede observar recipientes llenos de explosivos y productos químicos conectados con interruptores y cables-trampa.

Los agentes, que incluyen miembros de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) y de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), también han detectado grandes cantidades de municiones y posibles dispositivos explosivos durante la evaluación dentro de la vivienda del sospechoso.

Para atraer a la gente al apartamento minado, Holmes programó la reproducción automática de música pesada en el estilo ‘techno’. Una de las vecinas, una estudiante llamada Kaitlyn Fonzi se salvó de milagro: enfadada por el ruido durante la noche, la chica subió al apartamento de Holmes, pero en el último momento decidió no protestar.

El FBI dice que quienquiera que hubiese abierto la puerta del apartamento de Holmes, habría resultado gravemente herida o incluso habría muerto.

“Todo estaba dispuesto para estallar en el momento que alguien entrara por la puerta, algo que hemos conseguido evitar”, señaló el portavoz de la policía, Cassidy Carlson, quien agregó que están procediendo con cautela por el peligro que representa la operación.

La víspera, la policía desalojó a los residentes del edificio de Holmes y a otros tres o cuatro cercanos y sus habitantes fueron enviados a refugios. Sin embargo, las evacuaciones han continuado este sábado y ya son cientos de personas las que han tenido que abandonar sus casas.

La Cruz Roja de Denver, ofrece este fin de semana apoyo psicológico a los afectados en dos escuelas secundarias de la ciudad de Aurora, mientras la banderas ondean a media astas luego de que el presidente, Barack Obama decretó seis días de duelo.

Según han informado medios locales, en la noche de este domingo se celebrará un rezo conjunto ante el centro comunitario local.

La matanza, la peor en Estados Unidos después de la ocurrida en 2007 en la Universidad Virginia Tech, ocurrió la madrugada del viernes en el complejo Century 16, durante el estreno de la película “The Dark Knight Rises” de la saga de Batman, al que habían acudido centenares de personas, muchos de ellos niños.

Dan Oates confirmó que en el ataque James Holmes disparó con un rifle de asalto AR-15, una escopeta Remington y una pistola automática Glock. “En los últimos 60 días el detenido compró armas en una tienda local y más de seis mil rondas de municiones a través de internet”, apuntó.

El arsenal que llevaba Holmes incluía más de 3 mil rondas de municiones para un rifle de asalto, 3 mil rondas para dos pistolas Glock, y 300 para una escopeta, indicó el jefe policial.