La cifra de fallecidos por dos explosiones ocurridas el miércoles en una terminal de contenedores del puerto de Tianjin, al norte de China, subió este sábado a 104, desde los 85 anteriores de los que se tenía registro.

Según las autoridades locales, citadas por la agencia oficial Xinhua, esa cifra se ha actualizado después de que unos 70 soldados especializados en materiales químicos entrara en el lugar de las explosiones en busca de supervivientes y para determinar las causas de lo ocurrido.

Los soldados hallaron con vida a un hombre de unos 50 años que estaba a aproximadamente a 50 metros del epicentro de las deflagraciones.

Pese a que el fuego en el almacén fue declarado el viernes "básicamente extinguido", las autoridades locales dijeron este sábado que el espacio volvió a incendiarse y que se produjeron nuevas explosiones de menor intensidad.

Uno de los componentes químicos que almacenaban los contenedores que explotaron podría ser cianuro de sodio, altamente tóxico, entre otros como nitrato de amonio, nitrato de potasio y carburo de calcio.

Entre los muertos hay al menos 21 bomberos del grupo de más de 1,000 enviados a combatir el desastre, dijeron funcionaros locales en una conferencia de prensa. En un principio los bomberos acudieron para apagar el fuego en el almacén, y muchos de ellos aparentemente murieron por la serie de explosiones que se produjeron 40 minutos de que se recibiera la llamada de emergencia.