Ejercer la medicina con fe y amor a los pobres puede resultar en verdaderas proezas médicas, y el doctor José Salinas Andrade todos los 14 de agosto, desde hace tres años, da las gracias por ello a la Virgen María en ocasión de la Gritería Chiquita.

Salinas Andrade es un médico nicaragüense especialista en úlceras varicosas que desarrolló un tratamiento para curar el pie diabético y así evitar las amputaciones.

Su clínica se ubica en Bolonia y en la pequeña área exterior erigió un altar a la Virgen y en compañía de sacerdotes y pacientes celebró este viernes lo que en cualquier parte del mundo serían milagros muy alejados de las posibilidades que presenta el protocolo médico para enfermedades como el pie diabético.

“(La Gritería Chiquita) es una tradición que se lleva a cabo en León desde 1950 si no me equivoco, y yo la estoy implementando aquí en mi consultorio con mis pacientes para que ellos tengan fortaleza de fe, dado que tienen padecimiento de enfermedades crónicas muy difíciles para la ciencia médica”, manifestó Salinas.

Un ejemplo de los milagros que hace posible Dios a través de este médico nicaragüense lo representa Silvia Martínez. Ante la Virgen María como testigo, ella manifestó que en el hospital fue sometida a una cirugía y que ante la gravedad del caso le sería amputado el pie.

“Dijeron que el pie ya no servía, (y por eso) vine aquí donde este doctor, que yo le digo que es un doctor científico porque ha descubierto esa fórmula que sirve para salvar los pies diabéticos”, indicó.

“Prueba de ello es mi pie”, subrayó Martínez mostrando fotografías de cómo estaba su pie y cómo quedó luego del tratamiento al que fue sometido por Salinas.

El sacerdote Jesús Tenorio, quien ofició la ceremonia de celebración a la Virgen, indicó que la Asunción de María es un dogma de fe proclamado por el Papa Pio XII, de ahí la gran devoción entre el pueblo nicaragüense.

“Esa es una gran alegría que tenemos y en todas las parroquias la estamos celebrando con gran entusiasmo esta Gritería Chiquita, y yo exhorto a todo el pueblo nicaragüense a que la celebremos con gran alegría porque nuestra Madre siempre nos está cubriendo con su manto”, indicó el religioso.