Por tercer año consecutivo, decenas de [email protected] leoneses con mucha alegría y fervor religioso realizaron junto a la imagen de la Virgen María la peregrinación desde las faldas del volcán Cerro Negro hasta el centro turístico Las Pilas El Hoyo.

Con los tradicionales cánticos de alabanza a la Madre de Jesucristo, los leoneses llegaron a los pies del coloso a fomentar esta tradición que constituye la actividad previa a la ya histórica Gritería Chiquita que se viene realizando desde hace 68 años el pueblo de León, primera Capital de la Revolución.

Más leoneses se suman a peregrinación

Al momento de llegar a las faldas del Cerro Negro, se realiza una pequeña ceremonia y tras el famoso grito de “¿Quién Causa Tanta Alegría? ¡La Concepción de María!”, los devotos peregrinos con la imagen de la Virgen caminan un par de kilómetros en el que van entonando los cantos tradicionales, como “Tu Gloria, Tu Gloria”, “Toda Hermosa Eres María” y otras que forman parte de esta devoción nicaragüenses.

“Lo que se trata con esta celebración es pedirle a la Virgen de que cuando el cerro estaba en erupción, nos ayudara, nos protegiera y levantara esa erupción y como se dio por el Cerro Negro, el primer grito tiene que ser en el Cerro Negro y se le está cumpliendo a la Virgen”, señaló Flora Daniela Velázquez, de la cooperativa de turismo Las Pilas el Hoyo.

Elsa Alonso cargó la milagrosa imagen por varios metros y señaló que la devoción de los leoneses por la Virgen María es grande, ya que en diversas ocasiones que el pueblo ha sufrido las inclemencias de la naturaleza, todos brindan sus oraciones a Jesucristo y a su Madre Santa.

“La Fe en Dios y la Fe en la Virgen Santísima nos hizo pedirle con amor con devoción y me cuentan que esa ocasión el pueblo salió a las calles a la 12 del día a pedir la calma del Cerro Negro y el resto es historia, el pueblo logró sobrevivir de la furia y eso se lo venimos agradeciendo a la Virgen todos estos años”, señaló.

La señora Sara Cáceres que caminó por las faldas del Cerro Negro hasta el centro turístico Las Pilas del Hoyo, subrayó que Nicaragua tiene mucho que agradecerle a la Virgen María y esta peregrinación es una pequeña muestra de ese cariño inmenso que se le tiene en todo el país.

“El amor, la fe, el cristianismo que nace de la misma Tierra, nos hace pedirle para que ella nos proteja siempre”, citó Cáceres.

La actividad religiosa es coordinada por el Gabinete de Turismo de León, que dirige el compañero Jacinto Salinas y la Asociación de Promotores de la Cultura, indicando que la iniciativa persigue fomentar la peregrinación de la Virgen de Penitencia.

“De esta manera estamos recordando este hecho que se efectuó en 1947 en donde nace está tradición mariana y recordemos que Monseñor Isidro Oviedo y Reyes convocó a la población ese año, porque la furia del volcán no cesaba y las cenizas del volcán estaban cayendo sobre la catedral y sobre las casas de León y entonces el pueblo aceptó celebrar la Purísima de Penitencia y rogativa, para que la furia del cerro se calmara y a los pocos día se estaba calmando hace 68 años y por eso es la celebración mariana”, historió Jacinto.

Concluida la peregrinación, los devotos celebraron un novenario en el centro turístico, en el que también participaron turistas de diversos países que llegan hasta el coloso.

León ya está preparado para cantarle a María

Y mientras esto ocurría en las faldas del Cerro Negro, en las calles de León muchas familias están instalando sus altares con bonitos diseños, en donde el folklore, la cultura y el amor hacia la Virgen María reluce en todo momento.

También las diversas instituciones del Gobierno Sandinista se han sumado a estas celebraciones, cada una diciendo presente con sus altares y cuando empiecen las celebraciones entregarán la tradicional gorra. A las 6 en punto de la tarde se escuchará por todo León el tradicional grito de “¿Quién Causa Tanta Alegría? ¡La Concepción de María!”.