A 50 muertos, 700 heridos y 36 bomberos desaparecidos aumentó la cifra de víctimas tras masivas explosiones que estremecieron la ciudad portuaria de Tianjin, norte de China,precisaron hoy las autoridades.

De acuerdo con el balance de víctimas más reciente publicado por el gobierno de ese territorio, entre los fallecidos hay 17 bomberos,
y la mayoría de los heridos se produjeron por quemaduras y fracturas de huesos, 71 de ellos están reportados en estado crítico.

El primer estallido ocurrió alrededor de las 23:30 hora local del miércoles en un almacén de artículos peligrosos ubicado en la Nueva
Zona de Binhai.

Poco después, la segunda descarga causó más estragos, lanzando bolas de fuego de gran alcance que derribaron puertas y ventanas en zonas vecinas y causaron incendios de autos y viviendas.

Las líneas de ferrocarril que conectan el centro de Tianjin con la Nueva Zona de Binhai están suspendidas después que las ondas
expansivas dañaran la Terminal de la calle Donghai.

El presidente Xi Jinping llamó a redoblar esfuerzos para continuar salvando vidas y minimizar el número de víctimas.

Cientos de voluntarios han llegado a hospitales para donar sangre, y conductores de taxi y dueños de autos particulares ayudan a
transportar a los heridos a los hospitales.

También, el ministro de Seguridad Pública, Guo Shengkun, llegó al lugar de la explosión para dirigir las operaciones de rescate y
visitar a los heridos, y exigió dar prioridad a la seguridad de la vida y las propiedades de los moradores.

Tianjin es la ciudad industrial de mayor tamaño al sureste de esta capital y tiene una población de 14,72 millones de habitantes.