El Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), compañero Ovidio Reyes, durante un encuentro con los alcaldes del país, patentizó que los principales indicadores económicos nacionales mantienen un comportamiento positivo, a pesar de la inestabilidad del contexto internacional, a raíz de la desaceleración que sufren algunas economías.

Reyes durante 45 minutos expuso el Estado de la Economía y las Perspectivas del 2015, manifestando que las cifras positivas son sustentadas por el crecimiento que está teniendo el sector construcción, arriba del 24 por ciento, y el sector servicio, además de la estabilidad de los precios de los alimentos.

Subrayó que Nicaragua, actualmente, a pesar de tener una economía pobre, mantiene excelentes niveles de estabilidad, al contrario de otras naciones con mayor poder económico.

“El diagnóstico que nosotros tenemos del estado de nuestra economía, es que nuestra economía va avanzando a buen ritmo, va bien, ya que tenemos una deuda pública baja y en descenso; además, un Producto Interno Bruto (PIB) que va creciendo, es positivo; tenemos finanzas publicas estables, una tasa de empleo razonable que anda por el 94 por ciento y un empleo formal creciendo al 8%”, detalló Reyes.

Explicó a través de filminas que la economía nicaragüense va creciendo arriba del 4%, cifra superior al comportamiento de América Latina que apenas crece medio por ciento de manera general en el primer semestre. Nicaragua va creciendo porcentualmente un 3.6 entre enero y mayo, pero en junio superó el umbral del 4%.

Recordó que desde enero del 2014 a la fecha, la tasa de crecimiento es positiva, por encima de la media centroamericana, pero reconoció que hay sectores que han tenido un porcentaje de desaceleración, como es el caso de nuestras exportaciones.

Esa baja de ingresos en las exportaciones -más no así en el volumen exportado- obedece principalmente a la desaceleración de algunas economías, lo que provoca que los compradores demanden menos productos.

Nicaragua en mejores condiciones

Todos estos factores enumerados por el presidente del BCN, ayudan a que nuestros productos bajen de precio en el mercado internacional y por consiguiente nuestros ingresos se reduzcan en varios millones de dólares.

Reyes graficó que a pesar de ese gris panorama en el contexto internacional, las políticas macroeconómicas implementadas por el Gobierno Sandinista y la alianza entre empresarios y productores, viene permitiendo a varios sectores salir a flote, entre estos la construcción, con un crecimiento del 24%.

“El sector construcción se está reactivando y fuerte, hasta un 24% de velocidad, y la gran ventaja es que el sector construcción arrastra a otros sectores económicos, de hecho casi los arrastra a todos, por ejemplo una vivienda demanda muchos empleados para construirla, no es solamente el albañil y el maestro de obras, pueden ser tres albañiles y un maestro de obras que construyen una vivienda, pero atrás están los que fabrican los bloques, todos los que trabajaron para hacer el cemento o la cerámica”, afirmó Reyes, al señalar que detrás de esta actividad económica hay muchos empleos directos e indirectos.

Tan positivo ha sido este crecimiento en la construcción que viene ayudando a la reactivación del sector servicio, pues los datos reflejados por el INSS demuestran que el empleo creció un 8.6%, tasa más alta que la propia actividad económica que se estima crezca arriba del 4.5% al cierre del año.

“En 6.3% anda creciendo el empleo promedio y la actividad económica anda creciendo en 4%, por tanto es muy probable que al segundo semestre la economía se pueda recuperar por razones del sector construcción”.

En relación a la inflación, Reyes explicó que la misma puede cerrar el año con cifras menores a las del 2014 y 2013 que fueron del 6.48% y 5.67 por ciento, respectivamente. En lo que va del año la inflación en julio cerró en 1.35%, mientras en el 2014 en este mismo periodo este indicador estaba arriba del 4%. Otro indicador es que la deuda pública viene decreciendo. En el 2005 la deuda era de 6 mil 800 millones y en junio 2015 alcanzó los 5 mil 660 millones de dólares.

Explicó que esa baja inflación obedece a la estabilidad en los precios de los alimentos, sumado a la baja del petróleo que hace que los precios de los principales productos que importamos también se reduzcan un buen porcentaje.

Concluyó diciendo que las perspectivas son positivas al cierre del año y Nicaragua seguirá liderando el crecimiento relativo en relación a Centroamérica, tomando en cuenta que El Salvador estima un crecimiento del 1.5%; Costa Rica, el 3; y Brasil, México, Ecuador, Venezuela están decreciendo en parte por ser productores de petróleo.

“Cuando se saca el promedio de América Latina, se ve una América Latina débil en crecimiento, (mientras que) a Nicaragua le va bien”, finalizó Reyes.