Como si se tratara de una tarjeta de crédito, la humanidad alcanza este 13 de agosto el tope de los recursos naturales que le correspondía utilizar este año 2015. A partir de la fecha, estamos “sobregirados” con la Tierra, acumulando más deuda sin un panorama aún claro de cómo retribuiremos lo gastado.

Este simbólico día es conocido como el Día del Exceso de la Tierra, cuando la organización Global Footprint Network (GFN) calcula que la humanidad ha agotado los recursos que la Tierra es capaz de regenerar para el año.

Lo más preocupante del asunto es que esta fecha tocó más temprano que el año pasado, cuando fue calculada para el 19 de agosto. Esto significa que a pesar de las múltiples advertencias que han lanzado personas y organizaciones de todo tipo, estamos consumiendo nuestros recursos a ritmos aún más acelerados.

Esta situación se presenta por cuarto año consecutivo:

1987 → 19 diciembre
1990 → 7 diciembre
1995 → 21 noviembre
2000 → 1 noviembre
2005 → 20 octubre
2008 → 23 septiembre
2009 → 25 septiembre
2010 → 21 agosto
2011 → 27 septiembre
2012 → 22 agosto
2013 → 20 agosto
2014 → 19 agosto
2015 → 13 agosto

Actualmente, la humanidad consume el equivalente a 1.6 planetas Tierra por año. Para el año 2030, estaremos llegando al consumo de 2 planetas.

El cálculo de esta fecha se basa en la comparación de las demandas de la humanidad -en términos de emisiones de carbono, cultivo de tierras, banco de peces y el uso de los bosques- con la capacidad del planeta para regenerar dichos recursos y, naturalmente, absorber el carbono emitido.

La GFN estima que el consumo excesivo de la humanidad comenzó a superar la capacidad de regeneración de la Tierra a principios de los años 70’s y desde entonces la fecha estimada del Día de Exceso, ha venido calculándose más temprano cada año, salvo algunas excepciones.