El Gobierno indio presentó una demanda por casi 100 millones de dólares contra Nestlé. Es por la comercialización de pastas marca Maggi que contenían exceso de plomo y fueron retirados del mercado. Habla de “negligencia, apatía y crueldad”.

Aunque hasta la mañana de este miércoles la multinacional suiza afirmaba en un comunicado que no había recibido una notificación oficial de la demanda, todas las agencias del mundo ya reproducen la noticia: India reclama 100 millones de dólares a Nestlé por pastas Maggi con plomo.

“Se ha presentado una acción judicial colectiva en nombre del gran número de consumidores de Maggi en el país contra Nestlé bajo el argumento de prácticas comerciales injustas, la venta de productos defectuosos y la venta de noodles de avena Maggi sin permiso”, informó el Gobierno indio en un comunicado.

Según el Ministerio de Consumo del país asiático, la demanda fue presentada ante la Comisión de Disputas de Consumo y se reclaman 639.957.000 rupias (unos 98 millones de dólares). De ese total, unos 54 millones de dólares, es en concepto de daños por “negligencia, apatía y crueldad”.

El principal antecedente de esto había trascendido en junio pasado, cuando Nestlé decidió retirar del mercado indio sus noodles Maggi después de que varios estados del país decidieran prohibir el producto por contener un exceso de plomo. En efecto, de 13 unidades del producto analizados, en 10 se hallaron niveles de plomo de entre 3,05 y 4,09 partes por millón, cuando lo permitido por la legislación es de 2,5.

Según Nestlé, esto era falso. Dijo que sus productos no contienen niveles de plomo más altos de lo normal. Aunque el daño a la imagen de la marca sería muy complicado de revertir.

Los noodles de Maggi (en la India desde 1982) es una de las comidas más populares debido a su bajo precio y su rápida preparación en solo dos minutos.