Con un recorrido por las principales calles de Las Sierritas, la imagen de Santo Domingo de Guzmán entró triunfante a su templo donde permanecerá hasta el primero 1 de agosto del 2016.

A eso de las diez de la mañana el párroco de la iglesia Las Sierritas, Boanerges Carballo, ofició la eucaristía en honor a Santo Domingo.
Al culminar el oficio religioso la imagen milagrosa fue colocada en su trono entre los aplausos de miles de devotos, promesantes y tradicionalistas.

La compañera Daysi Torres, alcaldesa de Managua y mayordoma de las fiestas agostinas, externó que esta peregrinación de los capitalinos por diez días ha demostrado la fe y la armonía que se puede lograr entre las familias, contribuyendo a recibir mayores bendiciones del Señor.

“Estamos pidiéndole a Dios y a la Virgen que siga bendiciendo a nuestro pueblo, a nuestro gobierno, que bendiga a todas las familias para que prevalezca la unidad familiar, la unidad de nuestro pueblo “.

La Mayordoma resaltó que “Estas fiestas nos enseñan que no debemos perder la fe y la esperanza, que es lo más grande que Dios nos ha puesto en nuestros corazones”.

“Nos vamos con amor, con alegría, nos vamos con fe, nos va vamos con esa fortalece que tiene nuestro pueblo y que ha demostrado con el amor a Santo Dominguito, el amor a Dios, a la Virgen María y el amor entre todos los nicaragüenses que a través de estas fiestas se ha demostrado en una peregrinación hermosa, linda, paz espiritual y armonía que no tiene palabras”, enfatizó Torres.

El párroco de la Iglesia Las Sierritas, el padre Boanerges Carballo, agradeció el orden y la paz que se vivió en las fiestas en honor a la diminuta imagen.

“Damos gracias a Dios que nos ha permitido realizar estas festividades, damos gracias a todas las instituciones y personas que se han visto involucradas en la organización y coordinación en la que hemos logrado que las fiestas transcurrieran con mayor orden”.

“Creo que ha habido este año más devoción y hemos sabido expresar la alegría de manera sana y ordenada”, subrayó Carballo.
Por su parte, los devotos afirmaron que seguirán cada año hasta que Dios les permita acompañando en su largo peregrinar a Santo Domingo de Guzmán.

Mariana Mendoza Sotelo manifestó que “Tengo 17 años de pagar esta promesa porque gracias a Santo Domingo el señor me tiene sana del azúcar y la presión. Me siento bendecida, prosperada y en victoria por eso vengo a bailarle al santo todos los años”.
Ashley Celeste Reyes Calderón, reina de las Chicas Rodríguez, dijo que “Estas fiestas son parte de nuestras tradiciones y hay que rescatarlas y mantenerlas vivas”.

“Estaba enferma y le pedí a Santo Domingo que me curara y le dije que iba a venir todos los 10, pero ayer no pude y vino hoy once. Vine a pagar mi promesa y seguiré cumpliendo hasta que me muera”, externó Pastora Hernández Mercado.