Cientos de miles de personas llegadas desde los departamentos, caminando incluso hasta cerca de un kilómetro desde donde quedaron sus buses, por tres de los cuatro costados de la Plaza de la Fé, calificada también por la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía como Plaza de la Liberación, Plaza de la Redención.

En opinión de uno de los asistentes en la descripción hecha por la compañera Rosario Murillo hay total razón en referencia a la Plaza de la Fé, debido a que es la vez Plaza de la Liberación porque allí se hace presente un pueblo que es libre y es Plaza de la Redención porque a todas esas personas les han sido redimidos sus derechos por el Gobierno Sandinista.

Mientras la gran cantidad de gentes llegaban desde el este, el oeste y el sur de la Plaza a celebrar el 33 aniversario de la Revolución, en los altoparlantes se escuchaba el grito “Viva Sandino!”, que se escuchaba en Radio Sandino en tempos de la clandestinidad y la cual llenaba de pavor a la guardia somocista.

La juventud dando continuidad a la Revolución


Parte de los asistentes fueron un grupo de la brigada educativa cubana, una de cuyos miembros, Enrique Hernández, dijo lo más importante es la gran asistencia de la juventud nicaragüense dándole continuidad a la Revolución y añadió que como cubanos están celebrando el 33 aniversario de la Revolución Sandinista, que añadió, también sienten como propia.

Un hombre de mediana edad, cuyo nombre es Glenarban Orozco, manifestó que como desmovilizado del Ejército se siente muy bien al ver la continuidad que se le ha dado al proceso revolucionario sandinista, añadiendo que llegó hasta la plaza para seguir demostrando su fidelidad a la revolución.

Enorme demostración de apoyo


Por otra parte, otro de los asistentes, Edgard de Jesús Somarriba, quien llegó con sus familias a celebrar el 33 aniversario de la Revolución señaló que la concentración de personas era una enorme demostración del apoyo del pueblo nicaragüense al gobierno sandinista, presidido por el Comandante Daniel Ortega y por la compañera Rosario Murillo.

René Gámez al ver la gran afluencia de personas que marchaban alegres y que en la Plaza de la Fe vitoreaban a la Revolución, al Comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo, expresó que ese hecho era un enorme respaldo a la conducción revolucionaria, debido a todas las obras que están haciendo por el pueblo nicaragüense e incluso a liberales a celebrar el 33 aniversario del triunfo del proceso revolucionario.

A su vez, Jairo Hernández, expresó muy contento que había una demostración de felicidad en el rostro de miles de personas que llegaron hasta la Plaza de la Fe y que la desbordaron por sus cuatro costados para saludar este nuevo aniversario.