Es mejor no acostumbrarnos al universo, porque no estará aquí para siempre.

Es lo que astrónomos del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía (ICRAR, en inglés) descubrieron tras investigar la caída de los niveles de energía causada por la fusión de la materia en las estrellas de más de 200.000 galaxias.

La conclusión: el Universo se está muriendo lentamente.

Toda la energía del universo se generó en el Big Bang (Gran explosión), pero una parte de ella está encerrada en forma de materia, que se puede convertir en energía según lo descrito por la famosa ecuación de Albert Einstein: E = mc2.

"Esta energía emitida es absorbida por el polvo galáctico mientras viaja por la galaxia o se escapa hacia el espacio intergaláctico hasta que choca con otra estrella o planeta", explica el profesor del ICRAR Simon Driver, citado por RT.

"El universo va a estar en decadencia a partir de ahora, cayendo poco a poco en la edad avanzada. El universo básicamente se sentó en el sofá, se cubrió con la manta y está a punto de dormirse para tener una siesta eterna", ha expresado Driver.

Para llevar a cabo su estudio en el oeste de Australia, investigadores del ICRAR se valieron de siete de los telescopios más potentes del mundo, con los que observaron galaxias a 21 diferentes longitudes de onda.