La ola de calor atípica de la semana pasada causó la muerte a 32 personas y la hospitalización de 11 mil 219 en todo Japón por síntomas de insolación o fatiga ocasionados por la elevada temperatura, dijo hoy la Agencia de Bomberos y de Manejo de Desastres.

La cifra de muertes causada por el calor es la más alta en una sola semana en esta temporada.

Las 32 víctimas fueron declaradas muertas tras ser trasladadas al hospital en ambulancias, dijo la agencia. La mayor cantidad de casos de insolación y agotamiento del 3 al 8 de agosto se presentó en Tokio.

En ese periodo, 971 personas requirieron hospitalización. En la segunda mayor ciudad de Japón, Osaka, hubo 911 casos, en tanto que en la prefectura de Aichi, centro del país, hubo 749.

De los hospitalizados, 331 necesitaron atención durante más de tres semanas, lo que demuestra la severidad de la situación. Se prevé dar de alta antes a unas 3 mil 800 porque su estado no es tan severo.

Cerca de la mitad de los 32 fallecidos eran ancianos. Este grupo de población no toma las medidas preventivas necesarias para combatir la insolación y el agotamiento porque generalmente no perciben el calor y sed como las personas más jóvenes. La temperatura en Tokio superó los 36 grados y la mayor parte del país también registró elevadas temperaturas.

La población anciana es la más vulnerable al clima caluroso. Tres hermanas ancianas de entre 80 y 90 años de edad fueron halladas sin vida el sábado a causa de insolación en su casa en la circunscripción de Itabashi en la capital japonesa.

Las mujeres, que fueron encontradas en su recámara y sala, tenían entre tres o cuatro días de haber fallecido. Las tres ancianas vivían juntas desde hace más de 10 años, luego de que sus respectivas parejas perecieran.

Cuando se descubrió la muerte de las mujeres, el acondicionador de aire estaba apagado y la temperatura en las habitaciones era de más de 30 grados.