La imagen de Santo Domingo de Guzmán inició desde tempranas horas de la mañana de este 10 de agosto, el recorrido de regreso hacia su morada en la iglesia La Sierritas.

Acompañado de miles de devotos y tradicionalistas, la diminuta pero milagrosa imagen se despidió de la iglesia Santo Domingo en Managua, donde permaneció durante 10 días.

Durante una homilía del padre Antonio Castro, de la Iglesia La Merced, el sacerdote instó a seguir la fe, a como se ha manifestado durante la peregrinación del santo milagroso.

"Cuanta fe, religiosidad y esperanza se ha visto en medio del sol, la lluvia. En todo eso está Dios y ustedes pidiéndole solución a tantos problemas; cuántas familias se han reconciliado en estas fiestas de Santo Domingo de Guzman", externo el padre Castro.

Al concluir la eucaristía, la diminuta imagen fue montada al tradicional barco para seguir su recorrido, llegando poco después al Gancho de Camino donde lo recibieron cargadores que partieron danzando rumbo a Las Sierritas.

Tope de Santos

En el popular sector del Gancho de Camino del Mercado Oriental, Santo Domingo de Abajo, de San Andrés de la Palanca, esperaba a Santo Domingo de Guzmán para llevar a cabo el ya conocido “Tope de Santos”, momento en el que se reencuentran estas dos imágenes.

Santo Domingo de Abajo recorre esta hermosa travesía de fe para dejar en Las Sierritas a Santo Domingo de Guzmán, en espera de otro año en el que se desbordará una vez más el sentir de los promesantes, devotos y tradicionalistas.

Música, baile, chicheros, pólvora, forman parte del compartir la religiosidad y las tradiciones

La Alcaldesa capitalina y mayordoma de las fiestas agostinas en honor a Santo Domingo de Guzmán, Daysi Torres, afirmó al bajar del barco lleno de flores y mamones, fruta de la temporada, que “El pueblo de Managua concluye con más fe, devoción y amor estas fiestas que han sido un peregrinar, demostrando el pueblo lo hermoso de estas tradiciones”, manifestó.

“Aquí estamos con mucho respeto viviendo con alegría estas fiestas en las que ha reinado la paz”, destacó.

Torres destacó la tranquilidad y seguridad en la que han transcurrido estas fiestas agostinas.

“Ha sido un desborde de fe en el que las familias han vivido toda esta alegría en paz, tranquilidad y sobre todo con mucha devoción”, reiteró Torres.

“El compromiso es seguir trabajando y que todos sigamos el camino de la fe y del amor para que nuestra hermosa Nicaragua siga logrando esta prosperidad por la que tanto hemos luchado”, concluyó la mayordoma de las fiestas.

De generación en generación

Marián Aburto ha sido creyente de la imagen milagrosa desde que nació, su madre le enseñó el amor y fe que hoy inculca a su hijo. Esta fe ha crecido tras ver como el Santo le concedió el milagro de la sanación.

“Somos devotos de Santo Domingo porque desde que nací mi abuelita a mí me indujo a este camino y ahora que tuve a mi hijo me miré muy enferma embarazada, entonces yo le pedí a Santo Domingo y a la Sangre de Cristo que me lo sanara y gracias a ellos mi niño está bien de salud”.

"Ahora mi hijo tiene 17 años y mientras yo esté viva acá estaremos acompañando al Santo”, sostuvo.

Wilmer Alberto Aguirre, es promesante y cargador por más de 13 años. Ahora él está enseñando a su pequeño hijo de 3 años la devoción por Santo Domingo de Guzmán.

“Soy cargador de Santo Domingo de Guzmán desde hace trece años y lo hago con mucha fe, en mi caso veo que poco a poco va cambiando la tradición convirtiéndose en fe y devoción, dejando la gente a un lado el alcohol en estas fiestas”.

“Cuando mi hijo nació se vio grave y yo se lo ofrecí a Santo Domingo y él me lo sanó. Santo Domingo me hizo el milagro y ya voy con él (su hijo) por casi cuatro años”, añadió.