La sequía que azota a Puerto Rico, afectó hoy el inicio del año escolar para el 28 por ciento de más de 434 mil alumnos del sistema público desde el nivel primario hasta secundario.

El ministro de Educación, Rafael Román Meléndez, explicó que el 28 por ciento de la matrícula, equivalente a 112 mil estudiantes, caerá en el horario especial del Ministerio de Educación ante el racionamiento impuesto por la estatal Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

Esto implica, dijo, que unas 476 escuelas operarán de lunes a jueves, un día menos, en 17 municipios dentro de un horario diario reducido para evitar una profundización en la crisis de abasto de agua potable.

"En estas escuelas de estos 17 municipios se ofrecerán clases de lunes a jueves, pues los viernes vamos a evaluar las operaciones de la semana, trabajar el mantenimiento y la recuperación", explicó Román Meléndez al revelar que la situación se evaluará semana a semana.

Aclaró que más del 75 por ciento de los planteles escolares mantendrán su horario regular, por lo que no tendrán problemas con el calendario.

"Nosotros todavía no queremos tomar una determinación de si se extiende o no el periodo de clases hasta que no tengamos claro hasta cuándo va a durar el racionamiento", aclaró el ministro Román Meléndez.

El Ministerio de Educación ha invertido 1,2 millones de dólares en la adquisición de cisternas y agua para suplir a aquellas escuelas afectadas por la sequía.

Aparte, el rector del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, Carlos Severino, anunció que aplazó el inició clases hasta el próximo miércoles para atender la situación de la carencia de agua potable.

Más de 2,7 millones de habitantes de Puerto Rico, de una población de 3,5 millones, se encuentran bajo los efectos de alguna de las clasificaciones de sequía que van desde moderada hasta crítica en el 85,09 del territorio nacional.