La tradicional vestida de Santo Domingo de Guzmán, este 9 de agosto en vísperas de su regreso a su santuario en Las Sierritas de Managua, se realizó en medio de un desborde de fervor popular en la iglesia que lleva su nombre en la antigua Managua.

La imagen fue bailada por los devotos y promesantes en el interior de la Iglesia y posteriormente la Alcaldesa de Managua y Mayordoma de las Fiestas, realizó el acto de vestir la imagen con el nuevo arco de flores blancas que usará en la procesión de regreso a Las Sierritas.

Al son de música de filarmónicos, características en las fiestas patronales nicaragüenses, miles de promesantes acompañaron esta celebración, que atrae a gente de todo el país para rendirle homenaje a Minguito.

Como es costumbre, en la afueras de la Iglesia se escucha la detonación de cohetes, carga cerradas y otros juegos pirotécnicos que animan el ambiente, junto con los tradicionales chinamos que se instalan cerca del templo.

María Sevilla, dice que lleva 7 años de bailarle a Santo Domingo de Guzmán. Sevilla se pintó el cuerpo de rojo y se colocó un penacho de indio. "Hace 7 años que me hicieron una cesárea y me vi bien mal, yo le pedí a el que me hiciera un milagro para recuperarme, y él me cumplió, tengo fe en él y él fue el que me curó y salí con bien en la operación", comentó.

Mercedes López, dijo que a Santo Domingo se le pide amor, reconciliación y unidad para la familia. el es un santo muy milagroso, por eso atrae a muchos devotos", explicó la devota.

Claudia Hernández, habitante del Barrio Rubenia, dijo que ella es devota de Santo Domingo desde que era muy pequeña. "Siempre me he encomendado a él y siempre he salido bien con mi familia y en mis negocios", indicó.

Juana Jarquín, del barrio Waspam Sur, dijo que desde pequeña sus padres le inculcaron la devoción a Santo Domingo de Guzmán. "Creo en Dios y creo que Santo Domingo es un intercesor ante Dios para confesar nuestros pecados. Aquí andamos en familia, con mi nieto y mis hijos", expresó.

María Zamora, de 66 años y habitante de la Colonia Nicarao, dijo que ella siempre ha tenido fe en Santo Domingo de Guzmán. "Este es el primer año que vengo a pedirle un favor, es muy alegre esta celebración y voy a venir todos los años que siguen mientras esté viva", aseguró Zamora.