Centenares de familias capitalinas se congregaron este fin de semana en la Catedral Metropolitana Inmaculada Concepción de María, para escuchar y alimentar el espíritu con la Palabra de Dios.

Como cada fin de semana, la Santa Misa dio inicio a las 8 de la mañana con cantos de alabanza al creador para dar gracias por las bendiciones que derrama sobre el país y en particular sobre la gran familia nicaragüense.

La Eucaristía fue oficiada por el Pbro. Julio de los Santos Dávila, rector de la Catedral Metropolitana. En su homilía el sacerdote dijo que Dios auxilia a sus hijos en las tribulaciones, "por eso nosotros creemos en este Dios vivo, en ese Dios personal, el Señor no nos deja ahí caídos", afirmó.

Explicó que Jesucristo es el revelador de la Palabra de Dios, por tal razón, como cristianos tenemos que valorar lo que Dios ha hecho en nuestra vida que es venir al mundo para levantarnos del pecado que nos ha apartado de Dios.

"El mundo también nos acosa, nos persigue, nos quiere apartar del camino de Dios", pero Jesús nos prepara para vivir como cristianos, indicó el sacerdote.