Las regiones bolivianas del Chaco y el Altiplano permanecen hoy en alerta roja como consecuencia de los fuertes vientos que azotan al país desde días anteriores, en medio de exhortaciones a la población a mantenerse vigilantes.

Según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), en ambas regiones la velocidad de los vientos oscilará entre los 40 y los 80 kilómetros por hora, razón por la cual se le pide a los pobladores no encender fuegos y asegurar los techos de las viviendas, sobre todo los de zinc.

Un reporte del Senamhi advierte que los vientos, considerados fuertes, son muy superiores a los registrados en años anteriores en el altiplano, aunque recuerda que en 2014 las ráfagas llegaron hasta 120 kilómetros por hora en la oriental ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

En la referida urbe, la furia de las corrientes de aire derribó entonces árboles, postes eléctricos y antenas de televisión.

El mes anterior, en la capital se reportaron vientos fuertes, que impidieron incluso la salida de varios vuelos desde el aeropuerto de la aledaña ciudad de El Alto, en tanto en Santa Cruz dejaron un muerto.

La Defensa Civil, tras declarar la alerta roja, insistió en las medidas que es necesario tomar, entre ellas evitar cualquier tipo de fuego para evitar que puedan incendiarse pastizales y bosques.

El viceministro de Defensa Civil, Oscar Cabrera, en declaraciones a la Red Patria Nueva, advirtió que lo mejor de todo es que llega un frente frío en las próximas horas, con posibles lluvias, que ayudarán a controlar cualquier incendio.

El frente frío entrará en las primeras horas de mañana por la zona del Chaco, al sur del país, y además de las lluvias y las tormentas eléctricas habituales, en las zonas del altiplano y la cordillera provocará nevadas, solo en alturas superiores a los cuatro mil metros sobre el nivel del mar.