Gracias al desarrollo de las Escuelas de Campo y la Secundaria Rural a Distancia, los jóvenes de las comunidades en San Rafael del Sur tiene nuevas perspectivas de futuro.

En la Escuela República Federal de Alemania, de la Comunidad San Cristóbal en San Rafael del Sur, donde por casi dos años se desarrollan estas modalidades, los estudiantes manifestaron que ahora cuentan con nuevas herramientas que les permitirán tanto su desarrollo personal y familiar, como el de su comunidad.

La joven Melibep Santiago, afirma que durante su permanencia en la Escuela de Campo se ha sentido muy bien.

“Espero que sigan mandando más estudios en este barrio. Espero seguir estudiando más y ser alguien importante en la vida”, dijo la pequeña de 12 años.

Del mismo modo Bryan Gutiérrez que cursa el séptimo grado con trece años, asegura aprender de todo en cada clase. “Espero a llegar a ser grande y estudiar una carrera”, dijo el joven que tiene el sueño de ser doctor en su comunidad.

El Profesor Norman Soto, asegura que los estudiantes en este centro pueden desarrollar sus conocimientos en temas del campo como ganadería y agricultura, así como los conocimientos básicos de literatura, historia y otras materias básicas.

“Le damos gracias a nuestro gobierno por este cumplimiento de hacer realidad traer esta secundaria a la comunidad y así nuestros estudiantes no tengan ninguna excusa de seguir estudiando y poder culminar y lograr su objetivos que ellos tienen en un futuro”, aseguró.

En el colegio ubicado en la zona rural del municipio existen dos aulas de clase en las que imparten séptimo y octavo grado y otras dos en las que los jóvenes reciben conocimientos en las Escuelas de Campo. La escuela más cercana a la que los estudiantes podían asistir estaba ubicada a 6 kilómetros de su comunidad.

La madre joven de familia Meyling Flores Moreno, la única estudiante del género femenino que recibe clases de soldadura en el Centro Tecnológico Hugo Cabrera Láinez del mismo municipio, afirmó que con el Gobierno Sandinista, los jóvenes y principalmente las mujeres tienen más oportunidades de tecnificarse.

“Ahora que está este gobierno la mujer ha estado saliendo adelante y (estudiar esto) es un orgullo, es un sueño para mí como mujer”, dijo Flores, afirmando a la vez tener interés de aprender sobre soldadura desde pequeña y ahora sueña tener su propio negocio para sacar adelante a sus tres hijos y apoyar económicamente a su esposo.

En este centro tecnológico también se imparten cursos de repostería, elaboración de prendas de vestir, mantenimiento básico de vehículos entre otros en los que los jóvenes pueden adquirir o pulir sus habilidades. Solamente en este centro tecnológico se tiene como meta llegar a 850 personas a través de estos cursos y de momento han egresado 400 técnicos.