El embajador nicaragüense en este país, Luis Alberto Molina Cuadras, destacó que las relaciones comerciales refuerzan ahora los históricos vínculos que siempre existieron entre Nicaragua y Rusia.

Durante los últimos seis años, nuestro país alcanzó un volumen de exportación de dos mil millones de dólares y acumuló una cifra récord de inversiones de casi mil millones de dólares en 2011, afirmó.

Según estadísticas de órganos financieros internacionales, Nicaragua es el segundo país de América Latina en reducción de la desigualdad social en cuanto a pobreza general y extrema, indicó.

Además contamos con megaproyectos como el hidroeléctrico de Tumarín, que será el más grande de Centroamérica, el gran canal interoceánico de Nicaragua y una refinería capaz de procesar 150 mil barriles de petróleo diarios, subrayó el embajador nicaraguense.

Expresó sus condolencias por los fallecidos en las recientes inundaciones registradas en la sureña comarca rusa de Krasnodar.

Por su lado, el viceministro ruso del Exterior Serguei Riabkov señaló que los ideales de la justicia y de defensa de soberanía son aplicados desde hace mucho tiempo por el estado centroamericano, que los sitúa en la base de su política exterior.

Su solidaridad y apoyo se materializa en acciones concretas y Rusia expresa su agradecimiento a Nicaragua por esa posición, afirmó Riabkov, en una actividad amenizada por la actuación del grupo ruso Grenada, que basa su repertorio en música latinoamericana.

Al acto asistieron funcionarios del ministerio ruso del Exterior y otros organismos del estado, empresarios, diplomáticos y agregados militares latinoamericanos, organizaciones de solidaridad y de veteranos, así como amigos de la nación centroamericana.