Las Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) emitió un comunicado en el que informan que la empresa continúa con la programación de actividades a fin de concluir la construcción de la hidroeléctrica Tumarín.

El proyecto hidroeléctrico iniciará operaciones “como establece la Licencia de Generación, aprobada por el Ministerio de Energía y Minas de Nicaragua (MEM), publicada el 28 de febrero de 2015 en los principales medios escritos y también en el periódico oficial La Gaceta”.

“En cumplimiento al compromiso de mantener a las autoridades del país como el MEM, MARENA, así como la Asamblea Nacional informadas de los avances hechos por inversión de la iniciativa privada en Tumarín, los representantes de los accionistas periódicamente presentan informes amplios sobre los avances del Proyecto. Entre las inversiones, se destacan algunas que sumadas alcanzan más de 60 millones de dólares: i) la conclusión del pago por la adquisición de las áreas a ser futuramente afectadas; y ii) la construcción del camino de acceso con 50 Km, desde el poblado de San Pedro del Norte (municipio de Paiwas) hasta el sitio donde estará ubicada la presa, en el municipio de La Cruz de Rio Grande, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS). Además, se construirá iii) dos líneas de transmisión; y iv) un nuevo poblado completamente urbanizado, el Nuevo Apawás”, señala CHN en el comunicado.

El proyecto hidroeléctrico Tumarín tendrá 253 MW de potencia instalada y generará 1.184GWh de energía por año, lo que significa que una vez entre en operaciones, estará aportando al 27% de la demanda eléctrica nacional. En su proceso de construcción, la hidroeléctrica generará unos 4 mil empleos directos y unos 3 mil indirectos.

A continuación, comunicado íntegro de CHN:

COMUNICADO

Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) informa a la sociedad nicaragüense que la Central Hidroeléctrica Tumarín es una obra de vital importancia para empujar el desarrollo económico y alcanzar el estratégico cambio de la matriz energética en este país centroamericano. El proyecto prevé que el proceso de construcción generará hasta unos 4.000 empleos directos y hasta unos 3.000 empleos indirectos. El proyecto prevé también que Tumarín tendrá 253 MW de potencia instalada y generará 1.184GWh de energía por año y una vez que inicie operaciones estará aportando aproximadamente el 27% de la demanda nacional de electricidad.

El Proyecto Tumarín sigue con la programación de actividades a fin de concluir la construcción de la hidroeléctrica Tumarín, que iniciará operaciones como establece la Licencia de Generación, aprobada por el Ministerio de Energía y Minas de Nicaragua (MEM), publicada el 28 de febrero de 2015 en los principales medios escritos y también en el periódico oficial La Gaceta.

Los estudios completos de factibilidad técnica, socioeconómica y ambiental del Proyecto Tumarín fueron utilizados como base para las condiciones negociadas. Durante los recientes cinco años en los que se desarrollaron los estudios de ingeniería, CHN cumplió con presentar la evolución de los términos de referencia de la construcción a las autoridades constituidas por la Ley Especial Tumarín (Ley n. 695).

El Proyecto Tumarín fue objeto de tres aprobaciones: el proyecto inicial del año 2009, una revisión el 2012 y otra el 2014; cada una correspondiendo a un mejor nivel técnico ajustado a los resultados de los estudios de ingeniería. Además de la aprobación por unanimidad en Asamblea Nacional el día 01 de julio del 2009, dichos avances fueron presentados, evaluados y aprobados en el foro competente y resultaron en las reformas a la Ley Especial Tumarín aprobadas en sesión plenaria de la Asamblea Nacional, a saber: la primera en 13 de noviembre del 2012 y la segunda en 17 de septiembre del 2014 (ambas de acuerdo con lo que establecen las leyes de Nicaragua).

Luego de la conclusión de los estudios básicos y de la firma de los acuerdos finales, los ajustes resultantes fueron consolidados en un solo documento integral de la Ley Especial Tumarín, publicado por La Gaceta el día 06 de octubre del 2014.

En cumplimiento al compromiso de mantener a las autoridades del país como el MEM, MARENA, así como la Asamblea Nacional informadas de los avances hechos por inversión de la iniciativa privada en Tumarín, los representantes de los accionistas periódicamente presentan informes amplios sobre los avances del Proyecto. Entre las inversiones, se destacan algunas que sumadas alcanzan más de 60 millones de dólares: i) la conclusión del pago por la adquisición de las áreas a ser futuramente afectadas; y ii) la construcción del camino de acceso con 50 Km, desde el poblado de San Pedro del Norte (municipio de Paiwas) hasta el sitio donde estará ubicada la presa, en el municipio de La Cruz de Rio Grande, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS). Además, se construirá iii) dos líneas de transmisión; y iv) un nuevo poblado completamente urbanizado, el Nuevo Apawás.

CHN ya adquirió las áreas que serán afectadas por el proyecto, entre ellas está el poblado de Apawás, que tiene un área de 200 mil metros cuadrados con 350 propiedades urbanas (lotes vacíos y lotes con vivienda). Apawás será restituido integralmente a la población en un nuevo lugar seleccionado con la participación de los pobladores. El Nuevo Apawás será un pueblo completo y moderno para el reasentamiento de las familias que recibirán el lote, la vivienda y el respectivo título de propiedad que no poseen hoy día. CHN adquirió y pagó estas propiedades urbanas que suman 20 hectáreas de área urbana, equivalente a unos 20 campos de béisbol y también adquirió el área para construcción del Nuevo Apawás.

Las demás áreas futuramente afectadas, todas rurales, suman más de 11 mil manzanas, también fueron adquiridas y pagadas por CHN. En el entorno del futuro embalse, se creará una zona de protección ambiental reforestada con un área de casi 5 mil hectáreas, que tendrá hasta 3 millones de plántulas.

Actualmente está en análisis por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) la solicitud de los inversionistas en el sentido de financiar la exportación de los bienes y servicios brasileños.
CHN entiende que la relación pública establecida en la Licencia de Generación es el instrumento que garantiza la institucionalidad de esta inversión privada estratégica para el desarrollo sostenible de Nicaragua.