El Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), compañero Ovidio Reyes, aseguró que este año se prevé un crecimiento económico para el país de entre el 4.3 y 4.8%.

Estas cifras sitúan al país como el de mayor crecimiento en Centroamérica, a pesar de la desaceleración mundial.

El presidente del BCN afirmó que esta meta puede ser lograda gracias al dinamismo en el sector construcción, cuyo crecimiento interanual promedio ha sido mayor al 30%, así como el empleo generado en 20% más.

“El sector construcción arrastra al resto de la economía, arrastra el empleo, arrastra la demanda de bienes, genera mucha actividad y eso se está reflejando”, detalló.

Asimismo se estima una inflación entre 4.5 y 5.5%, menor a los 6 y 7% considerados a inicios de este año.

Mejores calificaciones internacionales

A la vez, destacó que Moody’s ha mejorado su calificación de riesgo crediticio así como la recalificación del Banco Mundial en su política de financiamiento, pasando de país IDA a IDA GAP.

“Es como subir un peldaño en la calificación de este organismo internacional (el Banco Mundial), permitiendo un mayor acceso a recursos externos”, manifestó.

Más preparados ante riesgos

Reyes afirmó que el principal reto que enfrenta el país es la sequía, pero que Nicaragua está mejor preparada para eventos y riesgos.

En ese sentido aseguró que los productores, tomando la experiencia del año pasado debido al poco régimen de lluvia, han adoptado mejores mecanismos de defensa.

“Este año lo que estamos observando son estabilidad en los precios a diferencia del año pasado que por ejemplo el frijol se disparó, los alimentos aumentaron muchos”, dijo.

Explicó que las afectaciones percibidas en la economía externa están siendo compensadas por la economía interna.

A pesar de la reducción de las exportaciones en un 2.4% —con un comportamiento mixto en volúmenes y precios— el índice mensual de actividad económica en mayo registró un crecimiento promedio anual de 3.8%, desempeñado en los sectores construcción y servicios, otra de las principales fortalezas del año.

El gobierno central por su parte registró un superávit de 964 millones de córdobas, lo que representa 12% de ingresos tributarios, superior a lo proyectado en el Presupuesto General de la República. La deuda pública registró además una razón de deuda al PIB del 46.5%, 2.6% respecto a 2014. Asimismo, las reservas internacionales en julio se fortalecieron ubicándose en 2,369.4 millones de dólares.

En sus estimaciones, el BCN no ha tomado en cuenta los mega-proyectos de Tumarín y el Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, puesto que ambas obras representan montos que afectarían las estimaciones del PIB, de actividad económica y hasta la inflación.