Venerios, quien fungió como el primer Jefe de la Fuerza Aérea Sandinista (hoy Fuerza Aérea Nacional) rememoró con Morales, diversas anécdotas de la lucha revolucionaria y como la mujer realizó diversas tareas que ayudaron al derrocamiento de la dictadura somocista.

“El Frente Sandinista promovió lógicamente con el desarrollo que se fue viendo y desenvolviendo, a la mujer”, dijo Venerios durante el dialogo sostenido con Morales, el periodista Alberto Mora y la compañera Darling Ríos.

Venerios explicó que el avance de la lucha permitió ir liberando las ciudades, siendo León la primera Capital de la Revolución, con diferentes tácticas de lucha guerrillera urbana. Posteriormente se dio luz verde para el ataque desde diferentes frentes guerrilleros que permitieron ir avanzando hacia Managua, hasta lograr que el 19 de Julio se declarase Nicaragua Libre y el 20 ingresaron todos los comandos a la capital y específicamente la Plaza de la Revolución.

“Estaba el Frente Sur, estaba el Frente Occidental y el Nororiental que tenían sus misiones  especificas y que se debían de complementar, pero lo más difícil era Managua”, reseñó Venerio al explicar los grados de dificultad que se tuvo para el avance de la guerrilla en las postrimerías de la dictadura somocista.

Morales resaltó el papel de la juventud en esta lucha, comentando que muchos adolescentes se vieron involucrados “teníamos a unos compañeros que estuvieron combatiendo con nosotros que les llamábamos pulgarcitos, chavalos de nueve y andaba con un Fal  que le dieron, pero se rifaba a la par de cualquiera y eso lo decía Raúl, andaban detrás los chavalos, detrás de todo mundo, para sí salías ahí no más agarrar el fusil y salir. La juventud, los jóvenes, las mujeres, todo mundo quería salir, quería combatir”.

En León dijo que vivió una gran experiencia, ya que muchos Guardias somocistas se rindieron y pidieron combatir a la par de nosotros, igual ocurrió en Chinandega, donde lograron capturar a oficiales genocidas y se recuperó una tanqueta que en honor de una compañera la llamaron “La Araceli”.

“La Juventud nicaragüense ha sido fortaleza de la Revolución en distintos momentos históricos que nos ha correspondido vivirla de generación en generaciones, hemos asumido con mucha convicción las diferentes luchas”, reconoció Ríos.

Agregó que ahora la Juventud construye nuevas victorias en un contexto de paz, en un contexto donde los jóvenes tienen el modelo del Poder Ciudadano, que se está construyendo y que exige la fortaleza y energía de los muchachos y muchachas.

“Este modelo nos da fortaleza para lograr nuevas victorias a partir de los diferentes procesos que vivimos, desde los centros de estudios, desde las universidades, desde las instituciones, de las comarcas, de los barrios y comunidades”, dijo.

Agregó que esas tareas que construye la juventud sandinista, es el proceso de alfabetización a mujeres y hombres que fueron abandonados por las políticas neoliberales y que ahora recobran sus derechos con el Gobierno Sandinista.

“En esta segunda etapa de la Revolución seguimos formando, seguimos construyendo, hay muchas tareas que son una prioridad y que son asumidas de manera protagónica por la juventud”, resaltó.

Dijo que los jóvenes están asumiendo con mucha responsabilidad cada una de las misiones que le encomienda la Revolución Sandinista y “estoy segura que la juventud de las otras generaciones también la hubieran asumido con esa misma convicción, con ese mismo protagonismo que hoy lo estamos haciendo, lo que pasa es que tuvimos la bendición de corresponder a este momento histórico para asumir de esta manera las tareas que nos han asignado”.