El municipio de Dolores, en el departamento de Carazo, es un sitio en el que sus pobladores se dedican mayoritariamente al trabajo agrícola. Durante el periodo de mayor producción, los agentes del orden brindan acompañamiento a cada uno de las etapas del proceso: durante el cultivo, la cosecha y comercialización de los mismos, esto con el objetivo de evitar asaltos durante el pago de planillas, traslado de valores y hurto de las cosechas.

Constantemente, los oficiales realizan trabajo de patrullaje y resguardo, atendiendo de esta manera las demandas de los trabajadores del campo, quienes afirman que los resultados obtenidos a través de la ejecución del Plan de Seguridad en el Campo son palpables ya que se han reducido las pérdidas materiales y económicas.

“La Policía está desarrollando un excelente trabajo, la presencia de los agentes en nuestra comunidad ha permitido que la delincuencia desaparezca, ya nuestras cosechas no se pierden pues anteriormente los dueños de lo ajeno se introducían a las propiedades a hurtar, pero hoy la situación es diferente”, destacó Rigoberto Chávez, administrador de Hacienda Betania.

“Satisfechos con el trabajo policial, porque ya no se nos pierden nuestros animalitos de corral y cosechas, antes los delincuentes se metían a la propiedad a robar maíz, cabezas de guineos y lo que encontraban a su paso, sin embargo ahora ya no somos víctimas de la delincuencia”, refirió Margarita Hernández.

La confianza que la institución brinda a la población, ha permitido un mayor acercamiento entre las partes, facilitando de esta manera el trabajo preventivo y el actuar inmediato ante cualquier situación que ponga en riesgo a los trabajadores del campo.

“El apoyo policial es muy positivo, siempre han garantizado en el campo la protección a la parte agrícola principalmente durante el desarrollo de la siembra cafetalera, permitiéndonos trabajar en paz y armonía, evitando los hurtos durante el tiempo de cosecha”, refirió Aldo Rappaccioli.

“Nuestras condiciones de trabajo son mejores gracias al apoyo policial, lo cual permite que nuestro negocio se mantenga y de esta manera generar fuentes de empleos locales. Todos estamos satisfechos porque la Policía está trabajando de la mano con el sector productivo de Dolores”, destacó Consuelo Chamorro.

Modelo de trabajo integral, aporta a la seguridad de las familias

El acompañamiento de los agentes a las familias humildes y trabajadoras de las zonas rurales, no se limita únicamente al periodo de siembra, sino que es ejecutado durante todo el año.

A través de las visitas casa a casa, los agentes del orden escuchan las necesidades de los pobladores de dicho municipio.

“Siempre estamos trabajando de cara a la comunidad, atendiendo las demandas de nuestra población, recordemos que contamos con zonas rurales en las que hay pequeños productores, los que en algunas ocasiones fueron víctimas de robo en sus propiedades, sin embargo la articulación entre nuestros agentes y la población nos ha permitido identificar los focos delincuenciales”, afirmó la Inspectora Karla Chavarría, Jefa de Sector de la zona urbana y rural de Dolores.

“A través de nuestro Plan de Seguridad en el Campo estamos garantizando la tranquilidad de nuestra población en todos los niveles. Acá hemos estado trabajando en función de mantener presencia en el campo y en cada sitio donde sea necesario, aportando de esta manera al crecimiento de nuestros pequeños y medianos productores” concluyó el Comisionado Mayor Javier Gutiérrez, Segundo Jefe policial de Carazo.