La fe, devoción y cumplir las promesas a la milagrosa imagen del Mocito es lo que mueve a más de 600 fieles católicos que visitan a diario la iglesia Santo Domingo en Managua durante los diez días que el patrono de los capitalinos permanece en ella.

“Andamos dando gracias en este día (a Santo Domingo), orando porque todos los años venimos aquí para tenerlo de cerca y poderlo ver, porque el 1 de agosto no tenemos la oportunidad de verlo por la cantidad de gente, aunque siempre lo vamos a traer a Las Sierritas y lo vamos a dejar”, expresó Javier Antonio Díaz, habitante de Villa Progreso.

Zenelia Calero, habitante de Sabana Grande, afirmó que todos los años procura visitar a Santo Domingo en su iglesia en Managua para agradecerle por los favores recibidos y para adquirir nuevos compromisos de fe para que ella y su familia gocen de buena salud.

La imagen del patrono de los managuas sigue a la espera que más feligreses se sumen a visitarlo antes de su retorno a Las Sierritas el 10 agosto.