Las lluvias que han caído en India en los días pasados hicieron crecer el río Machak, en el centro del país, y anegaron una vía férrea lo que originó el descarrilamiento sucesivo de dos trenes con saldo de 31 muertos y más de 70 heridos.

Los descarrilamientos, ocurridos con minutos de diferencia, se registraron en un puente casi a la media noche de este martes a unos 25 kilómetros de la localidad de Harda en el central estado de Madhya Pradesh, informaron medios indios.

De acuerdo a los primeros informes, las vías sobre el puente para el cruce del río se encontraban cubiertas por agua y crearon las condiciones para el descarrilamiento de los trenes, varios de cuyos vagones cayeron a las aguas del Machak.

Siete vagones de pasajeros cayeron al río en el primer tren, y minutos después, otro que venía en dirección contraria descarriló también, informó Anil Saxena, portavoz de Janata Express, operadora de los transportes.

De las aguas del río han sido rescatadas la mañana de este miércoles unas 300 personas, pero se teme que conforme siguen la búsqueda de más víctimas crezca la cifra de decesos, agregaron los reportes.