Hasta las 5:20 de la tarde de este miércoles, retornó el santo patrono a la Iglesia Santo Domingo de Guzmán, luego de realizar su tradicional recorrido por los barrios orientales de Managua, donde miles festejaron su onomástico al son de los alegres chicheros y lanzando cohetes.

La hermosa imagen se vio festejada con la algarabía que caracteriza al pueblo nicaragüense, quienes destacaron que este 4 de agosto, es un día de alegrías, precisamente porque Santo Domingo baila con su gente.

"No alegramos muchísimo, celebrando y teniendo con nosotros a Santo Domingo, quien siempre no brinda su amor, su compasión, y nos guía por el camino de la luz y la paz", expresó Toribia Osejo, pobladora del Barrio Acahualinca.

"Traigo a mi niño pequeño siempre, porque venimos a pagar los favores que Santo Domingo hizo por él. Desde que nació siempre tuvo complicaciones en un pulmón, y fue nuestro santo Minguito quien lo salvó de una muerte segura. Aquí estamos como cada año", dijo Rosario Aguilar.

"Vamos a la par de un gran evangelizador, un gran misionero, eso simboliza para nosotros Santo Domingo de Guzmán. Hoy lo hemos bailado por lo menos diez kilómetros en su recorrido, y no nos cansamos, porque uno no se puede cansar de agradecerle lo mucho que nos bendice", sostuvo Carlos Antonio Obando, poblador de San Judas.

En el marco de estas fiestas, autoridades de la Iglesia Santo Domingo de Managua, invitaron a celebrar el 9 de agosto, las charlas bautismales de 9 a 10 de la mañana; y a las 2 de la tarde la vestida del santo; seguido de la Alborada y cierre de la Parroquia (9 de la noche).