Al grito de “Cuando Santo Domingo camina, anuncia el evangelio" el padre Virgilio Zuria dio la bendición y con ello el inicio de la peregrinación de la imagen milagrosa por distintos barrios de la zona oriental de Managua.

Desde las siete de la mañana hasta las 5 de la tarde, el santo patrono de los Managuas fue acompañado por miles de feligreses que le bailaron y sobre todo le cumplieron las promesas por los favores recibidos.

Y es que este martes 4 de agosto es la fecha en que la Iglesia Católica celebra el onomástico de Santo Domingo de Guzmán y los miles de devotos lo cargan por los barrios del Distrito Uno y Cuatro de Managua, entre estos Los Ángeles, Ciudad Jardín, Larreynaga, El Paraisito y Campo Bruce, entre otros.

El jolgorio, la festividad y la religiosidad de los promesantes es notoria y muy significativa durante el recorrido. En punto de las siete de la mañana, se hicieron explotar los cohetes y las bombas artesanales, que junto con la música de los filarmónicos daban el toque festivo a esta peregrinación por los barrios de la capital.

Encuentro con Jesús de Nazaret

El punto de partida de El Mocito fue la Iglesia Santo Domingo en el barrio 19 de julio, para recorrer los callejones y tramos del Mercado Oriental, donde los comerciantes pidieron bendiciones para sus negocios.

En el sector de las ferreterías y mueblerías, Santo Domingo de Guzmán fue recibido por los comerciantes y por la imagen de Jesús de Nazaret de la Iglesia El Calvario, donde el padre Víctor Tobia realizó una misa para solicitar a la feligresía brindar más devoción y amor a la santa imagen.

Posteriormente, se enrumbó hacia el sector de los negocios de ropa, tiendas y electrodomésticos, para ser venerado por los comerciantes y la población que llegaba a realizar sus compras. Cuando el reloj marcaba las diez de la mañana, la imagen milagrosa llegó a los semáforos de Ciudad Jardín y el estruendo de los cohetes no se hizo esperar y por más de 20 minutos se bailó en este lugar para después ir a saludar a los estudiantes del preescolar infantil Pinocho.

Esta visita que hizo El Mocito a los barrios fue resguardada por decenas de agentes policiales, miembros de la Cruz Roja Nicaragüense y Bomberos, que destacaron la tranquilidad y el orden con que se realizó el recorrido.

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue precisamente en el barrio Larreynaga en el hogar del matrimonio compuesto por el señor Mario Rivas Rodríguez y Sandra Pantoja, quienes el 8 de septiembre del 2006, perdieron en un incendio a sus hijas Ana Gabriela Rivas Pantoja, de 18 años y su hermana Raquel, de 15 años.

Un matrimonio fortalecido por Dios

Todos los años este matrimonio en honor a sus hijas, distribuye comidas y bebidas a los promesantes, en manera de agradecerles a Santo Domingo y a Dios, la fortaleza que les dio para poder enfrentar la pérdida de sus hijas.

“Nos amparamos en Santo Domingo y en Dios que siempre nos dio la fortaleza para seguir adelante”, contó don Mario, quien tiene una foto en la que aparece junto a su esposa con el comandante Daniel Ortega Saavedra.

Esta pareja vive en el costado norte de la Iglesia La Merced, que es dirigida por el padre Antonio Castro, quien recibió la imagen de El Mocito para bendecirla y pedir a los feligreses, sobre todo a los hombres, brindar amor, respeto, cariño e igualdad a las mujeres, a sus esposas, hermanas, tías o madres.

“Dios nos creó a todos, hombre y mujer, con igual dignidad, con iguales derechos e igual responsabilidad de proteger, cuidar y promover toda la creación; y por eso el hombre no es superior, es igual a la mujer, por lo tanto tiene que darle ese lugar, respetándola, amándola, protegiendo, cuidándola y creciendo con ella en beneficio de la familia, la unidad en el amor de Dios”, indicó Castro.

Santo Domingo refleja nuestra identidad

Igual resaltó que este 4 de agosto, que se realiza cada año el recorrido por los barrios de Managua notó que hay mucha religiosidad y devoción y se reduce bastante el consumo de alcohol entre los que acompañan a Santo Domingo de Guzmán.

“Ese es un trabajo que se ha hecho desde la iglesia, con la policía, con los comités de cargadores y con las empresas que venden; se ha hecho un gran trabajo e igual con los medios de comunicación, que destaquen más las celebraciones y la fe religiosa”, señaló.

El padre Castro teniendo a un lado a la Mayordoma de estas Fiestas, la Alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres, manifestó que las fiestas de Santo Domingo también reflejan nuestra identidad cultural, religiosa y cristiana.

“Se van desarrollando en orden, con mucha fe y con mucho espíritu de alegría”, comentó el querido padre Toñito.

CARUNA y Distrito IV del FSLN honran a Santo Domingo

“Estamos muy contentos y felices de ver la devoción, la fortaleza de nuestro pueblo, no solamente en la peregrinación, en la traída y dejada de Minguito, sino también en los barrios orientales y eso se llama fe, devoción, esperanza, tradición, cultura y amor de nuestro pueblo”, afirmó la alcaldesa de los capitalinos.

Y concluido su recorrido por el barrio Larreynaga, la imagen de Santo Domingo cargada por sus feligreses se enrumbó hacia la calle 14 de septiembre, donde diversas empresas instalan sus tarimas y con música de marimba y menores bailando nuestra música folklórica le rinden homenaje a su paso.

Entre estas empresas se encontraba la Caja Rural Nacional (Caruna), cuyos directivos obsequiaban el tradicional brindis compuesto por refrescos, bolsas con agua, camisetas, gorras y pantaloncillos con los colores verde y amarillo.

“En Caruna es tradicional celebrar a Santo Domingo, celebrar con el pueblo, con la comunidad y todo alegre, con el objetivo de recobrar la tradición del pueblo, la religiosidad popular”, señaló don Manuel Aburto, gerente general de Caruna.

Igualmente celebraron las festividades agostinas, los compañeros de la delegación del Distrito IV del Poder Ciudadano, que recibieron al Santo Patrono con una alegre tarima donde unas pequeñas bailaban al son de la marimba.

“Con este cariño, con este amor y ese respeto, con esa devoción que Santo Domingo nos siga dando bendiciones. Hemos estado compartiendo con los miles de promesantes y hemos estado llenos de cultura, de alegría, marimbas y siempre agradeciendo a nuestro Santo Domingo”, destacó la compañera Jamileth Gradiz.

La imagen milagrosa también fue recibida por sus devotos del barrio San José Oriental y posteriormente se enrumbó hacia el barrio Rigoberto López Pérez y llegar al Gancho de Caminos.

El comisionado mayor Carlos Rosales, jefe de la brigada de policías que brindó la seguridad a la población, destacó que no hubo mayores incidencias durante el recorrido, más que una y otra falta cometida por personas que andaban pasadas de copa.

Promesa por tener viviendas dignas

Entre los miles de promesantes que acompañaron a Santo Domingo se encontraba la señora María del Socorro López, quien vestida de “india” aseguró que ha recibido muchos milagros y por tal razón, participa en las tres actividades que se dan el primero, el cuatro y diez de agosto.

“Desde la noche anterior me voy a las Sierritas y lo traigo hasta Managua el primero; el cuatro lo saco a pasear; y el diez lo voy a dejar, porque me ha dado los milagros que le he pedido. Santo Domingo fue un hombre muy bueno, por eso a los promesantes les pedimos que paguemos la promesa todos los años, porque da buenos milagros”, cuenta López que fue curada del asma.

Pero esta señora ahora paga doble promesa, pues de vivir en condiciones vulnerables en los antiguos edificios terremoteados de la capital, ahora habita en una vivienda de Ciudad Belén en condiciones seguras.

“Ahora me toca doble promesa, antes vivía en el barrio 19 de Julio en un edificio viejo, pero ahora vivo en Ciudad Belén gracias a Dios”, contó doña María.

Otra persona que llegó a pagar promesas por partida doble fue José Martín Téllez, quien tiene 19 años de vestir de indio para pagarle promesa a Santo Domingo.

“Esta devoción la hago por una hija mía, que le pedí a Minguito que me la sanara y aquí estamos. Me gusta mucho la seguridad que brinda la policía y la bondadosa que es la alcaldesa con nosotros los promesantes y me encanta todo lo que nuestro gobierno nos ha dado, les agradezco mucho y a nuestro presidente que tenemos, nos ha ayudado bastante y yo he sido halagado con una casa en Ciudad Belén, por eso le doy gracias a nuestro gobierno; yo era uno de los terremoteados y ahora ando mi promesa, ¡Que viva mi presidente Daniel y doña Rosario Murillo, que es una persona muy honesta!”, completó Téllez.

Tras 10 horas de recorrer las calles de los barrios orientales y recibir el cariño y amor de los promesantes, la imagen milagrosa de Santo Domingo regresó a su morada para ser venerado por los feligreses hasta el 10 de agosto, fecha que regresa a Las Sierritas de Managua.