Menchú, quien participó este miércoles en Managua en el Encuentro Internacional de Movimientos Sociales de América Latina y el Caribe, felicitó al pueblo de Nicaragua y el Gobierno del comandante Daniel Ortega por este 33 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

“Saludos al pueblo de Nicaragua, a los jóvenes, a las mujeres, pues es un honor pasar 33 años acompañando este proceso revolucionario de Nicaragua, un proceso revolucionario que viene a testificar todo lo que se puede hacer a lo largo de muchas décadas”, señaló.

“Hoy en América Latina existe todo esa posibilidad de que nuestras organizaciones trabajen profundamente por la trasformación, la transformación del colonialismo, la transformación del neoliberalismo que definitivamente está haciendo daño a nuestros pueblos”, subrayó.

La líder indígena reconoció el legado del General Sandino en todos los procesos revolucionarios que se viven actualmente en la región.

“Sandino vive y no solamente vive en Nicaragua, sino que vive en todos los procesos revolucionarios que están pasando en América Latina, igual como vive Simón Bolívar…”, indicó.

“Estamos aquí para decirle a Nicaragua que siga adelante, para decirle a Nicaragua que son nuestros hermanos mayores y para decirle a todas las organizaciones progresistas revolucionarias democráticas de la América Latina que la lucha no se ha terminado y que la meta no se ha alcanzado, es decir, que tenemos que seguir trabajando intensamente por esa transformaciones que dignifiquen a la gente y que dignifiquen a los pueblos”, sostuvo.

Esmeralda Yasig Quispe, líder indígena ecuatoriana, manifestó que en algunas región los movimientos sociales y de los pueblos originarios están aún enfrascados en una lucha constante en defensa de sus derechos.

“Estamos defendiendo nuestros derechos y que se nos reconozca como sujetos de derecho, como sujetos sociales, como sujetos a decidir y no como objetos de utilización. El reto está en que vivamos una vida de paz, de armonía y con dignidad”, señaló, quien indicó que Nicaragua luego de la revolución de 1979 tras largas décadas hoy finalmente está disfrutando de esa paz por la que tanto luchó.