Previo al recorrido que año con año realiza la imagen de Santo Domingo en los barrios orientales de la capital todos los 4 de agosto, miles de feligreses acudieron a su templo ubicado en la vieja Managua, para presenciar la vestida de la milagrosa imagen, la cual está a cargo de la familia Cajina-Espinales, quienes por 40 años han desarrollado esta hermosa tradición.

Antes de la colocación del nuevo atuendo, la imagen fue bajada del santuario para bailar junto a su pueblo al ritmo de las bandas filarmónicas y marimbas, llenando el ambiente de mucho holgorio y colorido, tomando en cuenta que muchos de los creyentes asisten al templo vestidos de trajes folklóricos y portando réplicas de su santo patrono.

“Me llena de emoción ser uno de los miles de creyentes de Santo Domingo, él intercedió ante Dios para que yo dejara de beber y fumar, gracias a mi madre contamos con esta tradición pues fue ella la que nos la inculcó, la cual hoy seguimos sus hijos y nietos a pesar de que ella falleció hace dos años. Cada uno de los miembros de la familia destinamos dinero para asumir los gastos de la vestimenta de Santo Domingo” destacó Carlos Cajina Espinales, promesante.

La vestimenta del santo fue elaborada con 50 docenas de rosas de colores rojo y amarillo, tonos que según la familia, representan esperanza y alegría. Los miembros de la familia Cajina-Espinales han venido trabajando incansablemente en dicha tradición, la cual es notable todos los tres de agosto, cuando se dan cita en la iglesia de Santo Domingo para colocar con mucha dedicación cada una de las flores que adornan la peaña.

Santo Domingo, el patrono de las familias

Así mismo, familias enteras de la capital, llegan al templo a dar gracias a la imagen por permitirles un año más de vida, sanidad, felicidad y sobre todo conservar el núcleo familiar, logrando así heredar la tradición de Santo Domingo a los más pequeñines.

“Son ocho años consecutivos los que tenemos de venir a bailarle al santo, gracias a él mi nieta está sana, la curó de sinusitis por ello nuestra promesa es venir a bailarle vestidos de folclore, cada año es un traje diferente. Acá toda la familia viene a darle gracias al santo, manteniendo el respeto y enseñándole a mi nieta los valores morales y religiosos que son tan importantes” refirió Daysi Santamaría.

“Durante 15 años he venido a la iglesia, una vez le pedí por la sanidad de mi padre y me lo concedió, ocho años después mi padre falleció sin embargo yo continúo con la promesa porque siempre le pido por la salud de mi madre y mis hermanos. Esta es una celebración hermosa y todos los que lo celebramos con fe podemos ver su grandeza” expresó Claudia Vendaña.

Minguito recorrerá la vieja Managua

Cada cuatro de agosto, la imagen de Santo Domingo sale de su iglesia en la vieja Managua para visitar a su feligresía en los barrios orientales, un recorrido que inicia desde tempranas horas de la mañana y finaliza por la noche, para ello, el comité de cargadores tradicionales se encuentra preparado para ser partícipes de la festividad.

“Son cien cargadores los que vamos a acompañar a Minguito mañana en su recorrido, nueve barrios los que vamos a visitar, entre ellos Ciudad Jardín, San José Oriental, La Reynaga. Todos vamos con mucha alegría a festejar a nuestro santo patrono durante los diez días que permanece en Managua” dijo José Alarcón, presidente de cargadores tradicionalistas de Managua.

La alcaldesa y mayordoma de las festividades de Minguito, Daysi Torres, se hizo presente al templo donde bailó junto al pueblo y colaboró en la colocación del nuevo vestuario de la imagen del patrono de los managuas.