La comunidad católica de la parroquia Espíritu Santo de Managua, celebró este domingo el 41 Aniversario de vida sacerdotal de su pastor, Monseñor Bismark Carballo, con una misa solemne a la que asistió el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes y los sacerdotes de las Iglesias cercanas del sector oriental de la capital.

Monseñor Carballo y el Cardenal Brenes celebran el 41 Aniversario de sacerdocio en este mes de agosto, ya que ambos fueron compañeros de Seminario y se ordenaron con unos días de diferencia.

Durante el oficio religioso Monseñor Carballo reafirmó su vocación sacerdotal al servicio de Jesucristo y de la comunidad nicaragüense, al igual recibió el abrazo fraterno de centenares de fieles que colmaron el pequeño templo del Espíritu Santo.

El Cardenal Brenes en un breve mensaje destacó el rol clave que sus familias han jugado en estos 41 años de vida sacerdotal al inculcarles valores de unidad familiar y de servicio, lo que ha fortalecido el mensaje que se transmite a la comunidad.

“Ese es un elemento del cual nosotros damos gracias que el Señor nos haya llamado de una familia humilde, unos pueblos humildes, pero también que esa familia nos haya ido como impulsando para poder descubrir a Jesucristo con el testimonio de sus vidas”, dijo el alto prelado de la Iglesia Católica.

“Una familia que durante 41 años también nos ha acompañado en las duras, en las maduras también, pero no hay duda que hay otro elemento importante en nuestras vidas que ha sido la cercanía a su Eminencia Cardenal Obando que ha sido como un punto de apoyo y hemos sentido su cercanía desde el mismo momento en que llegó como Arzobispo (de Managua) en el año 1970, terminábamos nuestros estudios de filosofía y la cercanía de él para con nosotros fue clave en nuestra vocación, en sentirlo de manera permanente muy cercano, sus consejos, su apoyo de padre y amigo”, refirió el Cardenal Brenes.

Añadió que la amistad con su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo aún persevera y recordó que un punto común entre Monseñor Bismark Carballo y él es que siempre fueron obedientes con el entonces Obispo Miguel.

“Nunca pusimos condiciones al Cardenal (Miguel) en las parroquias donde él nos envió”, precisó. “Bismark decía: si nosotros no obedecemos nos va mal, mirábamos en el Obispo la voz de Dios, si escogíamos una parroquia o un ministerio no íbamos a cumplir la voluntad del obispo, sino nuestra propia voluntad, quizás algunos intereses personales y no los intereses de la iglesia”, reflexionó el Arzobispo de Managua.

Por su parte, Monseñor Carballo respaldó las palabras del Cardenal Brenes y agradeció el apoyo recibido por las comunidades eclesiales de las parroquias donde ha cumplido su misión pastoral y rememoró aquella primera misa de su ordenación sacerdotal en la Basílica Menor de San Sebastián en Diriamba, al lado de su Eminencia Cardenal Miguel Obando y Bravo, tras el terremoto que destruyó Managua en el año 1972.