Ciudades de 16 provincias de Indonesia sufren hoy una severa sequía inducida por el fenómeno El Niño, que afecta desde mayo en condiciones de desastre natural.

El portavoz de la Agencia Nacional de Mititación de Calamidades, Sutopo Purwo Nugroho, señaló que en estos momentos se reporta una reducción de alredededor de 20,000 millones metros cúbicos de agua en algunas áreas.

Dijo que sus efectos se experimentan en 111,000 hectáreas de cultivos, luego de citar entre las regiones más golpeadas las del este, occidente y centro de la isla Jaba, el sur de Sumatra y Bali.

El organismo de Meteorología, Climatología y Geofísica advirtió que El Niño reduce significativamente las precipitaciones de lluvias y conduce a la reducción de los reservorios de agua.

Dada la gravedad de la situación, el presidente de la nación, Joko Widodo, dedicó el viernes una reunión de emergencia con el gabinete limitado para discutir medidas de enfrentamiento a la sequía y a los consiguientes incendios foretales, reseñó Prensa Latina.

El mandatario explicó que el gobierno está proporcionando bombas de extracción de agua como una solución a corto plazo en las áreas más necesitadas, al inaugurar el octavo congreso de la Asociación de Agriculturores Indonesios.

Pero recalcó que se requiere a largo plazo ejecutar un programa de construcción de pequeños y grandes embalses, reservorios y sistemas de irrigación en las diversas loalidades.

El ministro de agricultura, Amran Sulaiman, señaló que si El Niño es fuerte, dañaría 220 mil hectáreas de ocho millones de campos de arroz en el país.