El gobernador de California, Jerry Brown, declaró estado de emergencia en el estado por 18 incendios forestales que han causado la muerte de un bombero, han consumido miles de hectáreas y provocaron la evacuación de miles de residentes.

La declaración permite activar a la Guardia Nacional de California para que colabore con el trabajo de miles de bomberos para combatir los incendios, y Brown exigió a todas las agencias estatales que otorguen asistencia inmediata en cuanto se reporte un incendio.

Las conflagraciones han causado que cientos de residentes del norte del estado sean desalojados de sus casas como medida de seguridad.

California enfrenta el cuarto año de la peor sequía en su historia, lo que hace que las áreas forestales sean susceptibles a incendios.

El viernes se desató un incendio forestal en el Bosque Nacional Modoc, unos 200 kilómetros al sur de Oregon, que en pocas horas destruyó más de 300 hectáreas.

El bomberos David Ruhl falleció mientras combatía este incendio, conocido como Frog, informaron autoridades estatales.

El incendio Rocky, en el área de Lower Lake al norte de San Francisco, es uno de los más grandes y ha destruido más de siete mil hectáreas, y en varios días de trabajos solo se ha logrado contener en un cinco por ciento.

En el centro de California otro incendio ha destruido más de diez kilómetros cuadrados de pastizales y más de 200 residentes de la comunidad de Cascadel Woods recibieron el jueves ordenes de abandonar el área.

En el Valle de Napa otro incendio ha destruido más de 20 kilómetros cuadrados en el condado de Solano y para este sábado ha sido contenido en 92 por ciento.

El Servicio Forestal informó que otros incendios en San Bernardino y Alpine han destruido cerca de 20 mil hectáreas de áreas boscosas.

Un bombero murió

Los fuegos que arrasan los bosques y montes de California se han cobrado la vida de un bombero y han obligado a cientos de personas a huir de sus casas mientras un ejército de bomberos sigue luchando contra las llamas por tierra y aire.

Decenas de grandes incendios, muchos provocados por la caída de rayos, seguían activos en el norte de California el sábado, dijo portavoz del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios del estado, Daniel Berlant. Unos 8.000 bomberos intentaban controlarlos, algo increíblemente difícil tras varios años de sequía que secaron California.

"La condiciones y el comportamiento del fuego que estamos viendo a las 10 de la mañana es lo que solemos ver una parte de finales de agosto y septiembre", dijo Nick Schuler, jefe de división del departamento. "Pero debido a las condiciones de sequía, la vegetación afectada por la sequía y lo escarpado del terreno y los vientos, estamos viendo una actividad anormal para esta época del año".

En el bosque nacional de Modoc, a unos cien kilómetros (millas) al sur de Oregon, David Ruhl, responsable de maquinaria del bosque nacional de Black Hills de Dakota del Sur, falleció mientras combatía un incendio que avanzaba rápido. Había desaparecido jueves luchaba contras las llamas que quemaron 800 hectáreas y su cuerpo no fue recuperado hasta el viernes.

El mayor incendio se registra en la zona del Lower Lake, al norte de San Francisco, donde los bomberos tuvieron que esquivar el espeso humo y las chipas que vuelan por el aire para recuperar a salvo a caballos salvajes, cabras y otros animales de zonas rurales donde los residentes se vieron obligados a huir. Las rápidas llamas quemaron tres viviendas el viernes y amenazaban otras 450 estructuras.