Miles de promesantes capitalinos se desplazaron por diferentes puntos de la ciudad la noche de este viernes, para asistir a las actividades festivas, llenas de fervor, fé y alegría, que antecedieron a la tradicional bajada de Santo Domingo de Guzmán a Managua.

Managua se llenó de jubilo y un derroche de cultura y religiosidad, al festejar la tradicional Vela del Barco en el barrio San Judas, el Palo Lucio en la Rotonda Cristo Rey (frente a la Casa de Chema Pelón) y la colorida tarima cultural organizada por el Comité Tradicionalista de Cargadores de Santo Domingo.

La Alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres y el Vicealcalde Enrique Armas, asistieron a la casa de la Familia de Lisimaco Chávez, donde se expresaron con mucho entusiasmo el poder acompañar estas actividades religiosas.

“Acompañamos a las familias en su tradición, porque lo importante es mantener la fé siempre viva del pueblo, es mantener la cultura, la tradición; y es también acompañar a nuestro pueblo en toda su alegría y su esplendor desde el corazón, con la fuerza del amor a Dios”, expresó la alcaldesa.

Manifestó que esta vez vino a pedirle a Santo Domingo “que sigamos viviendo en Paz en esta Nicaragua Linda, que vivamos con alegría y con entusiasmo. Que llueva para que haya cosecha, y que nunca falten los alimentos en nuestro pueblo; que la familia siempre viva unida, en armonía y amor”.

El tradicionalista José María Barahona, popularmente conocido como Chema Pelón, festejó la noche de este viernes el tradicional Palo Lucio.

“Le aplicamos un balde de cebo al poste. Este Palo Lucio lo hago todos los años, con devoción para Santo Domingo. Tengo 40 años ya de estarlo realizando”, sostuvo Chema.

Destacó que quien logra llegar a la cima del poste, se lleva significativos premios, como licuadoras, planchas y canastas básicas.

“El Palo Lucio se ha hecho una tradición, porque aquí repartimos incluso comidas típicas como nacatamales, indio viejo, gallopinto y vigorón. Aquí viene gente de todas partes del país”, expuso.

Durante la Vela del Barco en el barrio San Judas, Raymon Chávez, nieto de Lisimaco Chávez, indicó que toda la familia de este tradicionalista, ha luchado por mantener vivo su legado.

“Nos sentimos orgullosos que nuestro abuelo (Lisímaco Chávez) nos dejó esta semilla sembrada, y ahora nosotros seguimos luchando para mantener estas festividades con fé y alegría”, expresó.

Informó que este año, repartieron cerdo, frito, chicharrón, moronga, cabeza de chancho y pollo para unas 3 mil personas. “Santo Domingo es un santito de muchos milagros, y por eso lo seguimos celebrando”, sostuvo.

Desde Las Sierritas, miles se reunieron frente a la Iglesia Santo Domingo, en vigilia y a la espera que el santo salga del templo, en su bajada hacia Managua.

La noche del viernes, también las familias de Las Sierritas y la Asociación Comité Cultural Juvenil, celebraron la Elección de la India Bonita 2015.

La niña Natali Paola Silva, quien fue una de las candidatas a India Bonita, expresó que “Santo Domingo es un ejemplo a seguir, como mesionero que predica la luz del evangelio”.

Mientras que en el sector del Gancho de Camino (Mercado Oriental, cientos de familias se dieron cita en el Arco de Santo Domingo, esperando la bajada del santo patrono, pagando promesas y pidiendo a Dios siga bendiciendo a esta Nicaragua llena de paz y progreso.