Científicos descubrieron en el cráter Gale de Marte una zona anómala, cuyo elevado nivel de neutrones y su inusual composición del suelo se diferencia del resto de la superficie del planeta rojo, informó hoy la NASA.

La sonda espacial Curiosity, de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA), encontró la zona con características de momento inexplicables para la ciencia; mientras que el detector ruso DAN, instalado en Curiosity identificó el área de tres metros de diámetro que presenta una emisión extremadamente alta de neutrones.

Normalmente este fenómeno es provocado por un nivel elevado de hidrógeno, y por lo tanto, de agua en la capa superficial; sin embargo, los científicos que anteriormente creían que el cráter Gale era un cuerpo de agua, ahora no pueden entender por qué la cantidad elevada de neutrones se observa sólo en esa zona de tres metros.

Pero no es todo anomalía lo que se observa en dicho espacio, ya que su suelo se diferencia del resto de la superficie de Marte; el dispositivo estadounidense ChemCam descubrió en el mismo lugar una composición química inusual del suelo.

La misma se destaca por un alto nivel de cuarzo, aunque al lado, en dos o tres metros, el suelo tiene una composición normal.