El Ministerio de Educación (Mined) realizó en las instalaciones del auditorio Elena Arellano en Managua, la Olimpiada Nacional de Lengua y Literatura, en la que participaron 19 delegaciones educativas del país; 38 estudiantes de educación primaria y 76 estudiantes de educación secundaria.

La jornada se desarrolló en el marco del 127 aniversario de la publicación de la obra "Azul..." Del Padre del Modernismo, Rubén Darío, y en el centenario de su tránsito a la inmortalidad.

La joven Angely Tinoco Zamora, del departamento de Boaco, cursa el último año de secundaria y desde hace meses se ha venido preparando para participar en las olimpiadas nacionales de lengua y literatura.

“Esto es muy excelente porque se promueve la literatura en Nicaragua. Es la primera vez que estoy participando y gracias a Dios llegué hasta la olimpiada nacional”, dijo Tinoco.

Sobre los temas abordados en la jornada, comentó que “Hablamos sobre Rubén Darío que es nuestro poeta y hay que saber más de él porque es parte de nuestra cultura también”.

Con el mismo entusiasmo, habló el joven Moisés Marín, quien cursa el noveno grado y viajó desde Nueva Segovia para representar a su departamento.

“Es un gran esfuerzo estar aquí. Creo que es para que nosotros nos instruyamos más en lengua y literatura, conozcamos más y sepamos más de nuestro gran poeta Rubén Darío”.

Moisés indicó que estas olimpiadas son también una base para prepararse mejor pensando en una carrera universitaria.

“Esto nos va a ayudar en nuestro futuro. Aun no sé si entraré a una universidad pública o privada, pero sé que seguiré adelante con mis estudios”.

El estudiante de primaria, el niño Mauricio Alexander Sirias, estudiante del colegio Rubén Darío de Bluefields, manifestó que esta competición ha logrado en él reconocer sus capacidades.

“A mí me ayuda a fortalecer mi letra, a pensar mejor y mi vocabulario. Me siento muy orgulloso y le digo a los niños que tienen miedo participar que no tengan pena que si no ganan no importa porque lo que vale es participar y lo que aprenden”, resaltó Alexander.

La docente y responsable de secundaria formal del Mined, Mariana Saborío, explicó que la competencia consistió en una prueba para secundaria en la que elaboraron un pequeño ensayo sobre la obra “Azul…” de Rubén Darío, y los concursantes de primaria debían preparar una composición.

“Esta competición tiene el objetivo de desarrollar la puesta en práctica de los aprendizajes adquirido en lengua y literatura. Tiene que ver con aplicación de las cuatro habilidades básicas del lenguaje a como es el habla, la escucha, la escritura y la expresión”, detalló.