Geólogos estadounidenses que investigaron el barro cocido de las cabañas en el norte de Sudáfrica, con información sobre el intercambio de polos magnéticos, concluyeron que el campo magnético comenzó a perder fuerza hace más de mil años.

Las investigaciones lideradas por el geofísico John Tarduno, de las universidades de Rochester y KwaZulu-Natal, fueron hechas en cinco sitios en las fronteras de Sudáfrica con Zimbabwe y Botswana, un área con una inusualmente débil intensidad del campo magnético conocida como Anomalía del Atlántico Sur, reflejó la revista Nature Communications.

La última reversión de los campos magnéticos de la Tierra tuvo lugar hace unos 800 mil años. Después que comienza la inversión, puede tomar hasta 15 mil años para cambiar por completo, explican los estudiosos.

El campo magnético de la Tierra se está debilitando, y disminuyó alrededor del 16 por ciento desde 1940. La mayor parte de ese deterioro se relaciona con el debilitamiento del campo en la Anomalía del Atlántico Sur, lo cual lleva a muchos expertos a especular que el planeta está en las primeras etapas de una inversión.

A partir del análisis del barro cocido que usaban para la construcción de las cabañas los africanos antiguos de la Edad de Hierro, los científicos obtuvieron datos de los átomos de hierro que contienen información sobre el desarrollo histórico del campo magnético.