Para el ensayista y periodista cubano, Enrique Ubieta, el imperialismo global continúa ejerciendo su dominación a través de la violencia, ello sin menos precio de que muchas veces esa violencia suele tomar formas más “suaves”, pero que al fin y al cabo van en contra de los intereses del pueblo.

“Estamos de un mundo mucho más complejo donde existe una crisis sistémica, lo que significa que esa crisis no es solo económica, sino que incluye también una crisis de credibilidad, de legitimidad, de autoridad del capitalismo; una crisis también del sistema mismo de partidos políticos, y por eso es que hablo de que esa instrumentación de la violencia pasa por muchas diversas formas que la hacen aparentemente más suave”, señaló Ubieta, quien participa en el Encuentro Internacional de Movimientos Sociales de América Latina y El Caribe, el cual se desarrolla estos días en Managua, en el marco del 33 Aniversario de la Revolución Sandinista.

El periodista cubano indicó que el imperialismo está tratando de instrumentalizar esa violencia, dosificándola y manipulando a los pueblos para “que sea menos rechazada” y “de más fácil aplicación”.

En este sentido señaló lo transcendental de que los Movimientos Sociales estén “más conscientes de su importancia política” dejando de ser simples ONG's e  incorporándose a la lucha ya que la unidad da la fuerza necesaria para continuar la lucha.

Del mismo criterio se mostró el sociólogo Orlando Núñez Soto, para quien la correlación de fuerzas para los movimientos sociales está en dependencia del país. Citó el caso de honduras donde se está uniendo para resistir la represión o bien el caso de Panamá donde se están conformado en partidos políticos para responder a sus reivindicaciones.

También, de acuerdo a Núñez, hay países donde han tenido mucho más éxito como Bolivia, donde han asumido el poder o el caso de Nicaragua donde forman una amplia militancia dentro del Sandinismo, el cual les ha cedido poder de decisión dentro de la estructura estatal.