El titular de la Dirección General de Bomberos (DGB), Comandante de Regimiento Ramón Landero, destacó la disposición de la institución de rescate en búsqueda de salvaguardar la vida de las familias nicaragüenses en estos momentos que se ha registrado un enjambre sísmico en la capital, producto de la falla de Tiscapa.

"Ya tenemos concentrado a nuestro personal dispuesto a proteger y dislocarlos adonde sea necesario; tenemos preparada la técnica de emergencias; por si hay incendios, ahí estarán los carros contra incendios; si hay necesidad de agua, ahí tenemos la cisterna; si hay necesidad de atención pre hospitalaria, tenemos las ambulancias; si hay necesidad de Búsqueda y Rescate, tenemos preparada la unidad de Búsqueda y Rescate, que está compuesta por 50 miembros con carros de intervención rápida dotada de los aparatos para entrar a cualquier lugar”, manifestó.

Landero enfatizó la necesidad de proteger la vida de los más vulnerables como los niños, adultos mayores y personas con algún tipo de discapacidad, y que en ese sentido se ha venido desarrollando un trabajo de visitas casa a casa para indicarles a las familias nicaragüenses que deben contar con plan de seguridad, un plan que debe estar dominado por los padres de familia y que debe contemplar la ruta de evacuación y una zona de seguridad.

“Nosotros hemos venido trabajando en eso y confiamos que nuestra población que a estas alturas dominan eso y a la hora de un sismo, por muy mínimo que sea, deben echarlo a andar, deben activarlo, deben evacuar; si hay que evacuar cinco, seis o siete veces, hay que hacerlo, porque es la vida de nuestra familia, de nuestros seres queridos la que está en riesgo, nosotros en ningún momento podemos poner en riesgo la vida de nuestros seres queridos, de nuestra comunidad”, declaró el jefe de Bomberos.

Landero señaló que como familias deben actuar de manera coordinada para protegerse los unos a los otros, poniendo en práctica las medidas de seguridad en el hogar, como bajar los breakers del sistema eléctrico, desconectar el cilindro de gas, desconectar los aparatos eléctricos, apagar los fogones que se tienen encendidos con leña o carbón a fin de estar preparados en el momento que se presente un sismo o varios sismos, así como contar con agua para tomar, una linterna, pastillas para cualquier dolor que se presente, entre otros.

“No debemos alarmarnos, debemos mantener la calma, debemos estar preparados pero no debemos alarmarnos, porque si nos invade el nervio podemos cometer errores y salir afectados”, indicó.