Durante este recorrido que llevó más de una hora, fieles y devotos se fueron sumando a la procesión, pero otros desde sus casas salían a ver la pasada de la Virgen en pos de saludarle y pedirle muchas bendiciones.

Niños, jóvenes y adultos no paraban de cantar de manera fervorosa el himno de la Virgen del Carmen y la Virgen María, mientras algunos vestidos de ángeles y otros con atuendos de carmelitas acompañaban la procesión llevando en sus manos la cruz y candelabros para iluminar el camino de Nuestra Señora del Carmen.

“Estamos haciendo la precesión de Nuestra Señora del Carmen, la Virgen patrona de nuestra parroquia y por eso recorremos las calles de la parroquia para que ella también bendiga e interceda por toda las familias para que cada día sean mejores seguidores de Jesús todos”, expresó el Padre Antonio Rivas, cura párroco de la Iglesia El Carmen, en el reparto que lleva su mismo nombre en Managua.

Según el cura, Nuestra Señora del Carmen tiene muchos devotos, porque Ella tiene un signo maternal muy importante que es el santo escapulario y habitual que la gente lo lleve sobre su pecho y les libre de todo mal.

“Para nosotros es motivo de gozo y alegría podernos reunir aquí alrededor del Altar para celebrar a nuestra madre, para pedirle a ella su protección, pero sobre todo que siempre nos indique ese camino hacia el monte, a aquel lugar de encuentro con su hijo Jesús, en esa intimidad y en ese silencio que podamos verdaderamente tenerla, poderla escuchar como aquellos primeros hombres que oían desde el silencio, desde las grutas, en el monte Carmelo, poder sentir esa presencia amorosa y cercana de Jesús”, manifestó Monseñor Leopoldo Brenes Solórzano, Arzobispo de Managua.

Alma Nubia Jarquín afirmó que le tiene mucha fe a la Virgen del Carmen, una fe heredada por su madre y que ahora le está transmitiendo a sus descendientes para pedirle por nuevos milagros, por la salud de la familia y por el bienestar de todos en su hogar.

“Yo acudo cada año a la procesión de la Virgen del Carmen para honrarla y pedirle nuevos favores, pedirle que cuide de mi familia y de todos los nicaragüenses”, declaró Norma Silva Moraga.