Familias de los barrios Monseñor Lezcano y Batahola Sur en el Distrito II de Managua se sumaron a la lucha anti epidémica para destruir los criaderos del mosquito transmisor del dengue y chikungunya.

En ambos barrios se desplegaron tres brigadas de salud para realizar la labor de fumigación en 4 mil 300 viviendas, enfatizando el trabajo en las casas de 18 casos positivos de dengue registrados en la zona.

“El mensaje para la población es que nos apoyen siempre, porque el Ministerio de Salud nunca va a ser algo que no sea necesario para la población, las familias tienen que comprender que lo que queremos es cortar un ciclo biológico del mosquito transmisor del dengue y el chikungunya”, expresó Ángel Alvarado, técnico en control de vectores que coordina la fumigación en el Distrito II.

Jader Sánchez, poblador del Barrio Monseñor Lezcano, mencionó que su familia reconoce la importancia de participar en las jornadas de fumigación.

“Dejamos que ellos entrarán porque vemos que se ha desatado el brote de dengue y chikungunya, entonces esto es bueno para nosotros”, explicó.

Eddy Amoreti, otro vecino de lugar, manifestó que las luchas anti epidémicas garantizar bienestar en salud para el pueblo nicaragüense.

María de los Ángeles Fariñas, madre y abuela, comentó que los lugares donde se acumula agua, así como basura y calaches, son propicios para que el mosquito se reproduzca.

“Yo pongo las botellas boca abajo y mantengo seco el patio y la basura bien empacada cerrada en bolsa porque de ahí vienen las enfermedades, está bien lo que están haciendo con la fumigación porque así se combate mejor esas enfermedades”, puntualizó.