Cuando se le preguntó qué representaba la juventud (hombres y mujeres) para Nicaragua, la Primera Dama respondió: “La juventud representa la fortaleza del presente y del futuro que estamos creando juntos”.

Y Rosario agrego: “A mí, la juventud me emociona de manera particular, porque uno siente que este país va para adelante. Su juventud está unida, creando ya ese porvenir brillante que todos los nicaragüenses merecemos”.

Por lo tanto, no es de extrañar que este 33 aniversario de la Revolución Sandinista sea dedicado a la juventud, protagonista de las grandes transformaciones sociales en Nicaragua.

VIVIMOS EN UNA NUEVA NICARAGUA


Esta juventud, como también manifestó el Presidente CONSTITUCIONAL de Nicaragua, Daniel Ortega, es una juventud que se ha comprometido a seguir impulsando el proceso revolucionario.

Por lo tanto, por esa juventud (hombres y mujeres), podemos decir que hoy vivimos en una nueva Nicaragua, porque ellos son el motor que impulsa, sin lugar a dudas, una Revolución Sandinista que ha apostado por el bien común de todos los nicaragüenses.

Como ya lo hemos explicado, estos jóvenes están convencidos que con el Gobierno Cristiano, Socialista y Solidario que dirigen el Presidente CONSTITUCIONAL, Daniel Ortega, y la Primera Dama, Rosario Murillo, hay más educación, más becas y, sobre todo, más participación en las decisiones del Gobierno del Bien Común.

Los jóvenes campesinos, al igual que los jóvenes de la ciudad, olvidados históricamente, han sido poco a poco incorporados al desarrollo de Nicaragua como engranaje fundamental y todos los días su convicción se profundiza que este país en realidad les pertenece, pues sus derechos les son restituidos con justicia y dignidad.

ESPERANZAS PUESTAS EN LA JUVENTUD


Es por eso que esta juventud ha dicho PRESENTE, involucrándose de lleno en las actividades dirigidas a buscar el BIEN COMUN de todos los nicaragüenses. Y allá los vemos, metidos en lo más profundo de las montañas, llevando el alfabetismo a sus hermanos, dándole la luz del saber y el conocimiento.

Estos son los jóvenes que, con alegría y sonrisas en sus juveniles rostros estarán celebrando un año más el triunfo de la Revolución Sandinista, porque las esperanzas de un mejor futuro están puestas en ellos.

EL BARCO INSIGNIA DE LA REVOLUCION SANDINISTA


Estos miles y miles de jóvenes están a bordo del BARCO INSIGNIA de la Revolucion Sandinista dirigido por el Presidente CONSTITUCIONAL de Nicaragua, Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo.

Este BARCO INSIGNIA que va viento en popa y a toda vela, como diría el poeta José de Espronceda, va cumpliendo con sus compromisos en la restitución de derechos de todos los nicaragüenses con justicia y dignidad.

Este es el BARCO INSIGNIA de la Revolución Sandinista que continúa navegando y trabajando arduamente en beneficio de la sociedad y abriendo paso al futuro luminoso que ya nadie puede detener.

Y nadie puede detener a esta revolución triunfante, porque el binomio presidencial Ortega-Murillo, se ha comprometido a terminar con la pobreza en que la dejaron históricamente los partidos políticos tradicionales y más recientemente los gobiernos neoliberales que únicamente dejaron hambre y miseria.

ENCUESTAS CONFIRMAN EL GOBIERNO DEL BIEN COMUN

Todos los compromisos cumplidos no solo con la juventud, sino con la ciudadanía en general por el Gobierno Sandinista, se han ido plasmando en una realidad indiscutible y es por eso que las encuestas lo confirmaron una vez más.

La acertada política sandinista de unidad y diálogo permanente con todos los sectores de la sociedad, se ha reflejado en la última encuesta realizada la semana pasada por M&R Consultores, donde el binomio presidencial Ortega-Murillo, aparece con un enorme porcentaje de popularidad y de buen gobierno.

Según M&R, el Presidente CONSTITUCIONAL de Nicaragua, Daniel Ortega, y la Primera Dama, Rosario Murillo aparece con 74 por ciento de que están gobernando para todos los nicaragüenses y que el país va por buen camino.

La misma encuestadora asegura que la popularidad del Presidente Ortega es casi el 80 por ciento y la popularidad de la Primera Dama, Rosario Murillo, llega casi al 70 por ciento.

Por el contrario, los mal llamados partidos de oposición están por el suelo con apenas un 20 por ciento de aceptación, lo que demuestra, una vez más, que los nicaragüenses ya no creen en ellos.

Este es, pues, el panorama político, económico y social de la Nicaragua actual, y los grandes motivos de optimismo para celebrar este 19 de julio junto con la juventud nicaragüense, los logros alcanzados y los muchos buenos augurios de un luminoso futuro para todos los nicaragüenses.