En el país de su padre, y donde es admirado por muchos, el presidente estadounidense Barack Obama ha tenido una intensa primera jornada.

Rindió homenaje a las víctimas del atentado de Al Qaeda contra la embajada estadounidense en Nairobi en 1998, que se cobró la vida de 213 personas en el peor ataque terrorista de la historia de Kenia.

Durante su visita, la primera de un presidente estadounidense en activo al país, Obama colocó una ofrenda floral de lirios blancos y una cinta azul y roja frente al monumento que recuerda a las víctimas, erigido en un céntrico parque de la capital keniana.

Grupos de personas saludaron a la caravana de Obama -siempre a distancia y tras barreras policiales- a su paso por las calles vacías de Nairobi de camino al Memorial Park.

Centenares de ciudadanos se congregaron en las inmediaciones del parque desde horas antes a la llegada del presidente, que a primera hora de la mañana había inaugurado la Cumbre Global de Emprendedores.

En el Memorial Park, los nombres de las víctimas están inscritos en una pared de ladrillo en el centro de un pequeña plaza, donde se instalaron algunas sillas para los pocos asistentes al acto, entre ellos algunos supervivientes.

Tras colocar la corona de flores, Obama dio un paso atrás, bajó la cabeza por un momento, "suspiró profundamente" y volvió a levantar la mirada para estudiar los nombres en la pared, según fuentes de la Casa Blanca.

El 7 de agosto de 1998 dos coches bomba estallaron de forma sincronizada frente a las embajadas estadounidenses en Nairobi y Dar es Salam (Tanzania).

Obama también defendió su programa "Power Africa", con el que se pretende duplicar el acceso a la electricidad en el África subsahariana pero que, según sus críticos, avanza muy lentamente.

"Vamos por el buen camino" para alcanzar el objetivo de crear "una capacidad de producción de energía propia" de 30,000 MW, declaró Obama durante una visita a un salón dedicado a este tema en Nairobi.

El presidente estadounidense anunció a bombo y platillo esta iniciativa en 2013 pero, desde entonces, ha tenido que hacer frente a muchas críticas, puesto que el programa aún no ha logrado producir electricidad. Según Obama, es cuestión de tiempo.

"Si quieres poner en marcha una planta eléctrica en Estados Unidos, no te lleva solo un año conseguirlo", alegó. "Se han completado las transacciones financieras, los planes están en marcha y ahora van a empezar a ver el trabajo que se está haciendo", aseguró.

Foro económico

Al inaugurar el foro económico en Nairobi, el presidente de EEUU afirmó que "África está en marcha", elogiando el espíritu empresarial. "Quería venir aquí porque África está en marcha. África es una de las regiones que más rápidamente crece en el mundo", lanzó en la apertura de una reunión internacional de empresarios en Nairobi.

"La gente sale de la pobreza, los ingresos aumentan, la clase media crece y los jóvenes como vosotros explotan las tecnologías para cambiar la manera en que África hace negocios", agregó a su audiencia.
"Las mujeres son una fuerza motriz emprendedora. Cuando las mujeres tienen éxito, invierten más en sus familias y comunidades", subrayó Obama durante la inauguración de la cumbre, que congrega estos días a unos 1,000 emprendedores en la capital keniana.

EEUU abrirá tres centros para mujeres emprendedoras en Zambia, Mali y Kenia, anunció el mandatario, ante un auditorio que le interrumpió en numerosas ocasiones con aplausos.

El presidente estadounidense, el primero en activo de la historia en visitar Kenia, recordó que su Gobierno ha movilizado más de 1,000 millones de dólares procedentes de fundaciones, filántropos y sociedades para apoyar a emprendedores.

De este fondo, 100 millones irán destinados a financiar 10,000 iniciativas de mujeres emprendedoras.
Durante su discurso, Obama recordó que los emprendedores "entienden que las buenas ideas no dependen del apellido o de la procedencia", a pesar de que todavía hay muchas comunidades y grupos de población que se quedan fuera de este tipo de oportunidades.

"Los emprendedores crean puestos de trabajo y proponen una alternativa positiva para jóvenes que no ven un futuro para ellos", explicó el presidente estadounidense, que sin embargo alertó que "es complicado lograr la financiación y los apoyos necesarios para que un negocio despegue".

Una gran recepción

Obama llegó la noche del viernes sobre las 8:00 y, tras una rápida bienvenida oficial brindada por su homologo keniano, Uhuru Kenyatta, y su extensa comitiva oficial, cenó con su familia keniana en un famoso hotel de la capital.

En la cena estuvieron, entre otros, la tercera esposa de su abuelo paterno "Mama Shara", a la que el presidente estadounidense llama "abuela", y su media hermana Auma Obama, según fuentes de la Casa Blanca.
También asistieron otros miembros de la comunidad de Kogelo, el pequeño pueblo del noroeste de Kenia en el que nació y está enterrado el padre de Obama y que ya ha anunciado que no visitará.

El presidente estadounidense fue recibido por una ciudad blindada para garantizar su seguridad, con sus principales vías, incluso barrios enteros, cortadas al tráfico y al paso de peatones hasta el próximo domingo.

Las autoridades, que han desplegado 10,000 agentes por Nairobi, cerraron el espacio aéreo del país para aterrizaje del avión presidencial, el Air Force One, y el Ejército estadounidense patrulla las aguas de Kenia y su vecina Somalia.