Los más de mil habitantes del Barrio Divino Niño, en Chinandega, se convirtieron en protagonistas del derecho a un servicio de energía eléctrica, domiciliar y comunitaria, con calidad y fluidez.

Este jueves la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) inauguró con los pobladores de ese sector el proyecto de normalización de la energía eléctrica para 917 viviendas de los sectores 1 y 2 del barrio.

Para garantizar el servicio eléctrico a las familias protagonistas, se construyó redes primarias de 1.97 y 3.45 kilómetros a un costo de 10 millones 240 mil 130 Córdobas.

La Ingeniera Elba Mendoza, representante de Enatrel, indicó que en el departamento la institución ha desarrollado en 28 sectores proyectos para normalizar el servicio de energía en más de mil 600 viviendas y haciendo protagonistas a más de 10, 982 hermanos Chinandeganos.

En total se han construido 61.1 km de red a un costo de 46.3 millones de córdobas, detalló Mendoza.
Los y las protagonistas de esta restitución de derechos dijeron sentirse muy alegres porque ahora están iniciando bien y con seguridad en el suministro eléctrico.

Miguel Briseño, habitante del sector y dirigente político recordó que acceder a la energía era muy difícil en el barrio y muchas veces corrían riesgos al conectarse a la red de manera ilegal.

"Ahora estamos en mejores condiciones la energía llega fluida y con calidad eso nos garantiza seguridad", explicó.

Carlos Perez, otro habitante del sector, manifestó que la normalización del servicio de energía es un buen regalo para todas las familias de la comunidad.

"Estamos agradecidos porque esto lo necesitábamos hace tiempo, estábamos ilegalmente no era correcto pero ahora venimos hacer diferentes y confiábamos que nuestro gobierno nos iba a dar respuesta definitiva ", comentó.

"Esta es uno de los mejores regalos que hemos recibido gracias al Presidente Daniel y a la Compañera Rosario", agregó.

De la misma manera Sandra María Blanco, propietaria de pulpería, enfatizó que la normalización del servicio de energía les da seguridad a los comerciantes que sus equipos eléctricos estarán mejor protegidos.

“Gracias a Dios y al Gobierno puedo tener mi negocio excelente y segura sin cortos circuitos o apagones. Alrededor de casi tres años pasamos por este sacrificio pero ahora justamente vamos a pagar lo que consumimos y vamos estar en mejores condiciones”, comentó muy emocionada Blanco.