La República Popular de China comenzó la construcción de una mega planta de energía solar que ocupará 2,550 hectáreas del Desierto de Gobi.

La planta tendrá una capacidad de generación de 200 megawatts y podrá abastecer de electricidad a 1 millón de hogares, de acuerdo al Grupo de Energía Solar-Térmica de Qinghai.

“(Esta central) tiene capacidad diseñada de almacenamiento de calor de 15, por lo que garantiza generación estable y continua”, aseguró el presidente de la junta directiva de la empresa, Wu Longyi, citado por la agencia Xinhua.

Una vez operacional, la planta reducirá el uso de carbón estándar para generación eléctrica en 4.26 millones de toneladas al año, disminuyendo así las emisiones de dióxido de carbono y dióxido de azufre en 896,000 y 8,080 toneladas, respectivamente.

China está enfocada en incrementar la proporción de las energías limpias. Al cierre de 2014, la potencia solar del país había alcanzado los 28,05 gigavatios, 400 veces más que en 2005, y se habían elaborado planes para aumentarla hasta unos 100 gigavatios en 2020.